Saltar al contenido

Koutammakou, el paisaje de adobe en Togo

Mar 30, 2011

Por sus curiosas formas, por su paisaje variopinto y pintoresco y porque a la caída de la tarde, en el silencio de uno de los grandes corazones de África, suponen una estampa casi llegada de otro planeta, la región de Koutammakou es, desde el año 2004, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Tenemos que situarnos en el nordeste de Togo, un pequeño país situado entre Benín y y Ghana, bañado por las aguas del Golfo de Guinea. África tiene rincones insondables, regiones áridas y sedentarias a las que llegar ya supone toda una aventura. La región occidental es uno de ellos, y Koutammakou uno de los privilegios que tiene el viajero aventurero.

El paisaje de esta zona está salpicado por las curiosas casas de los batammariba, llamadas takienta. A simple vista son pequeñas construcciones de adobe, similares a lo que podría ser una casa y una torre, hechas a mano artesanalmente por los propios miembros de la etnia. Al viajero llegado del otro lado de la civilización, acostumbrado a los vastos paisajes de rascacielos, edificios de oficinas y casas modernas, esto le impresiona sobremanera.

Impresiona porque, claro, estas edificaciones apenas están hechas de barro y agua. Su arquitectura es tremendamente sencilla, y en ella viven e incluso almacenan sus alimentos los batammariba. Algunas de estas casas llegan a tener hasta dos plantas, y están rematadas por una estructura de paja de tipo cilíndrica.

Resulta increíble que, a pesar de su declaración hace seis años como Patrimonio de la Humanidad, y la gran cantidad de turistas ávidos de aventuras y curiosidades que se acercan por aquí, todo siga siendo tan rudimentario. La carretera que nos acerca al poblado es de tierra, y se vuelve absolutamente impracticable a poco que llueva, no son muchos los que se ven en los alrededores, parece como si todo se despoblara lentamente.

Los Koutammakou pueden verse en todo su esplendor en la aldea de Nadoba, la más turística. Allí se pueden encontrar espacios ceremoniales para ritos funerarios y ancestrales, e incluso catacumbas para los muertos. Un lugar tremendamente impactante, os lo aseguro.

Foto Vía Lide a Zeme