Saltar al contenido

Un viaje a la Antártida

Sep 27, 2011

Cada vez más turistas visitan la Antártida y los Territorios Australes Franceses. Esto ayuda a conocer la zona y darle su debida importancia, si bien tiene el peligro de que se pone de moda y lleguen los cruceros del turismo masivo.  El conocido “sexto continente” será el destino ideal para los amantes de la naturaleza.

Para viajar a la Antártida hay que recurrir a las agencias especializadas en viajes polares. Sólo hace falta el pasaporte en vigor. Se debe acudir con ropa adecuada para soportar muchísimo frío y, sobre todo, un intenso viento. También hay que tener en cuenta que el precio del viaje será caro y las fechas más idóneas son diciembre, enero y febrero.  

Para disfrutar del paisaje antártico, lo mejor es embarcarse en uno de los muchos cruceros que recorren el litoral de la península de Palmer, el canal Lemaire y la Tierra de Graham, completado por itinerarios que siguen las huellas del explorador Charcot.

Los icebergs, sus paredes de hielo que alcanzan hasta 50 metros de altura y las montañas no son los únicos atractivos de este viaje excepcional. Hoy en día incluso se puede subir a bordo de un rompehielos para navegar por el mar Ross y llegar hasta el volcán Erebus.

Las Tierras Australes Francesas no cuenta con infraestructuras, excepto las instalaciones de las bases científicas. Las trescientas islas e islotes del archipiélago de Kerguelen son maravillosas, pese a su humedad y viento.  También hay que contemplar las islas Crozet y la isla Amsterdam.

Asimismo, en este viaje podremos ver impresionantes colonias de pájaros bobos; a veces, se pueden contemplar colonias de pingüino emperador; además, la fauna se completa con los cormorans imperiales, los petreles, los skuas, los elefantes marinos, las ballenas jorobadas, las focas, los leopardos marinos, las orcas y los albatros. Sin duda, todo un espectáculo único de fauna en su entorno natural.