La estatua del Cristo Redentor, un icono de Río de Janeiro

cristo redentro brasil

La estatua Cristo Redentor o Cristo de Corcovado es una espléndida  imagen de 40 metros de Jesús de Nazaret con los brazos abiertos mostrando a la ciudad de Río de Janeiro ( Brasil).  Pesa 635 toneladas. Está ubicada a 709 metros sobre el nivel del mar en el Parque Nacional de la Tijuca, en la cima del cerro del Corcovado. Se inauguró  el 12 de octubre de 1931, tras casi diez años de obras.

El Cristo Redentor es una de Las Nuevas Siete Maravillas del Mundo Moderno junto a Machu Picchu, la Gran Muralla China, el Coliseo de Roma, el Taj Mahal, Chichén Itzá, y Petra. Sin embargo, es la única de ellas que todavía no ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad.

El lugar privilegiado que ocupa el Cristo Redentro en el corazón de todos los brasileños se debe  a lo visible que es. Apenas hay playa bañada por el sol o una lúgubre favela en toda la ciudad desde la que no se pueda ver la colosal estatua de hormigón armado y esteatita, con los brazos abiertos (30 metros de distancia de una punta de la mano a la otra), como si estuviera bendiciendo a distancia.

La escala de la estructura hace que los seres humanos parezcan unos enanos cuando se encuentarn a sus pies: sólo inclinándose hacia atrás con un ángulo imposible se pueden visualizar los rasgos tallados del Cristo. Uno se queda sin palabras.

Por supuesto, aunque muchos prefieren mirar hacia arriba para contemplar la cara del poder divino, otros dirigen su mirada hacia abajo, hacia el imponente paisaje que abarca tanto la maravillas naturales de la costa de alrededor como la expansión urbana descontrolada que caracteriza el bullicio de Río de Janeiro.

 Además, en la base de esta estatua existe una pequeña capilla dedicada a la aparición mariana de Nossa Senhora Aparecida (Nuestra Señora Aparecida), la patrona de Brasil.

Símbolo de  esperanza y recordatorio constante de la presencia de Dios, el Cristo Redentor hace las veces no solo de guardián de la gente que vive bajo su sobmra, sino también de compañeroa constante en todas sus alegrías y vicisitudes.

Foto vía Luluna50’s Weblog

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

doce − 12 =