Saltar al contenido

El Ramesseum, un bello ejemplo del Antiguo Egipto

Sep 25, 2012

El Ramesseum es el templo funerario  que Ramsés II ordenó levantar en la necrópolis de Tebas, en la ribera occidental del río Nilo, frente a Luxor (Egipto), al lado de templo dedicado a su madre Tuy.

El nombre fue acuñado por el reputado egiptólogo francés Jean-François Champollion, quien visitó sus ruinas en 1829 y  fue el primero en identificar los nombres y títulos del faraón Ramsés en sus muros. Su nombre originario era Casa del millón de años de Usermaatra Setepenra, que une Tebas con el reino de Amón.

Este gigantesco templo fue erigido para impresionar a sacerdotes, súbditos, sucesores y a los dioses con el fin de que  Ramsés II, el faraón guerrero, pudiera vivir eternamente. En este templo funerario, Ramsés II exigió la perfección absoluta para que fuera testimonio eterno de su poderío.

No obstante, en la actualidad la mayoría del templo  se encuentra en ruinas, lo cual  decepciona más a Ramsés II que a los visitante. El Rameseum presenta un trazado bastante ortodoxo, con dos patios, una sala hipóstila, un santuario, salas anexas y almacenes, si bien la planta rectangular habitual se alteró para abarcar otro templo más antiguo y de menor tamaño, el de la madre de Ramsés II, Tuy.

El primer y segundo pilones miden más 60 metros de ancho y presentan relieves de las hazanas militares del faraón. Después del primer pilón se alzan las ruinas del primer patio, que incluyen la doble columnata que daba al palacio real.

Al lado  de las escaleras del oeste se ve parte del coloso de Ramsés II, que yace en el suelo: alzado medía 17.5 metros. En el segundo patio, se halla una cabeza de granito de Ramsés II que formaba parte de una pareja de estatuas.

Finalmente, de las 48 columnas originales de la espléndida sala hipóstila, 29 todavía están de pie. En la pequeña sala siguiente aún se puede ver el techo adornado con jeroglíficos astronómicos.

Foto vía Egypt-Circe