Saltar al contenido

Los Colosos de Memmón, una maravilla egipcia

Mar 9, 2012

Los colosos de Memnón son dos gigantescas estatuas de piedra que representan al faraón Amenofis III situadas en la ribera occidental del río Nilo, frente  Luxor (Egipto), cerca de Medinet Habu y al sur de las famosas necrópolis Tebanas. Un hito del Antiguo Egipto y uno de lo monumentos más vistos en el país de los faraones.

La carretera de regreso al Nilo pasa junto a estos célebres Colosos de Memmón (nombre helenizado de Amenofis III). Lejos de estar aislados en la llanura como están hoy en día, estas dos grandes estatuas de cuarcita rosa que representan al faraón sentado en su trono ( donde figura el símbolo de unión del Alto y el Bajo Egipto), se alzaban antiguamente ante el pilono de un templo antiquísimo y de gigantescas dimensiones (el complejo del templo era el mayor y más espectacular de todo Egipto. Ocupaba un total de 35 hectáreas. Incluso el Templo de Karnak era menor).

Hoy quedan pocos restos a la vista, pero se han hecho varios estudios para saber como era la estructura general. Este edificio fue demolido ya en la Antigüedad. Numerosos bloques de piedra se volvieron a usar en Karnak y en algunos templos de esta orilla. Los Colosos de Memmón supone el vivo recuerdo de aquel mágico Antiguo Egipto.

El historiador griego Estrabón relata que el coloso norte perdió la parte superior del busto tras un temblor de tierra en el año 27 antes de Cristo. A partir de entonces, y durante muchos años, un extraño fenómeno debido  a los contrastres térmicos que experimentaba la piedra hizo que el coloso emitiera un particular sonido musical al amanacer, el canto del Coloso.

Sin embargo, después de una restauración efectuada en tiempos del emperador romano Septimio Severo (siglo III), Memmón dejó de hacer oír su voz en la llanura tebana.

Foto vía 3 Viajes al día