Kuopio, una sorpresa finlandesa

aerial_view_of_kuopio

Kuopio es una bonita ciudad situada en el este del Finlandia rodeada por el lago Kallavesi. El reciene desarrollo de Kuopio no le ha dado la espalda a sus lugares históricos, esquinas y edificios clasicistas que mantienen en la ciudad reminiscencias señoriales.

El puerto, la torre-mirador Puijo y los museos son una gran atractivo en un ciudad que ha sabido combinar muy bien  la cultura ortodoxa de la región de Savo, el ambiente universitario y el entorno natural. Asimismo, Kuopio es famosa  por su festival de danza de verano. Su festival del vino, en junio, cada vez es más conocido fuera del país, aunque aquí tengan que recurrir a las bayas para elaborar el vino.

La visita arranca en la plaza del mercado. En verano, se erige en un hervidero de actividad y gente. Recomiendo tomarla como referencia, para luego salir por Kauppakatu (la calle de los restaurantes) en dirección al puerto.

Cerca se halla el Taidemuseo, un museo del arte que ocupa el edificio de un antiguo banco, y que alberga obras de arte contemporáneo de la región. Se puede seguir por la misma calle hacia el Kuopion Museo, que ocupa un edificio Art Nouvau y que engloba dos colecciones, una de historia natural y otra de historia y cultura regional.

A continuación, se llega a la catedral luterana y se recorree Kuninkaankatu en busca del Centro Fotográfico, abierto en la casa del fotógrafo Victor Barsokevitsch, donde se organizan diversas exposiciones temporales internacionales.

Dos calles más abajo, en el cruce con Kirkkokatu se conserva un conjunto de casas de madera que rememora el viejo estilo de vida del siglo XVIII: es el Kuopion Olkomuseo. Asimismo, en Hallituskatu destaca la iglesia ortodoxa de San Nicolás.

Por otra parte, hay que isitar el Ortodoksinen Kirkkomuseo, al norte de la ciudad. Este museo se considera como  uno de los centros de arte sacro ortodoxo más importantes de Europa Occidental.

Finalmente, desde este palacio del Arzobispado ortodoxo se puede subir en coche hacia la colina donde se levanta la torre de Puijo, de 75 metros de altura y coronada por un restaurante giratorio. El mirador permite observar a vista de pájaro la región boscosa y los lagos de Kuopio.

Foto vía Viaje a Finlandia