Orange, una sorpresa francesa

Orange es una preciosa localidad ubicada en el departamento de Vaucluse, en la región de Provenza-Alpes-Costa Azul (Francia). Se halla en una región fértil que es conocida por sus vino. Se cree que su nombre proviene del orignal romano, que era Arausio, y en ella residieron los condes de Orange, un título creado por Carlomagno en el siglo VIII.

Orange se encuentra a 21 kilómetros de Aviñón, a 100 kilómetros de Marsella y 600 de París. Se puede llegar con comodidad tanto en tren como por carretera dsde París, Lyon, Aviñón o Marsella.

Orange es conocida en todo el mundo  por su espléndido  teatro romano. Levantado en el siglo I, el Theatre Antique está construido en la base de una colina en el extremo sur de la antigua ciudad, y es el teatro romano mejor conservado del continente europeo. La gran pared de piedra de su escenario es una de las tres únicas que se conservan en el planeta, y sus 36 metros de altura provocan que el sonido rebote hacia los asientos de los espectadores, ubicados sobre la colina.

En un hueco en el centro de la pared, se yergue una enorme  figura del emperador César Augusto, el responsable de su fundación. La acústica del teatro resulta casi perfecta, y aún  hoy en día se sigue utilizando en producciones teatrales y operísticas las cuales atraen a numerosos espectadores.

Asimismo, se puede completar un camino que conduce a la cima de la colina que hay por detrás del teatro, y que permite acceder  a las ruinas del castillo del siglo XVII que perteneció a los príncipes de Oranga, donde la reina Juliana de Holanda plantó un roble en homenaje a sus antepasados. Desde aquí se obtiene la mejor vista del teatro y la ciudad.

Finalmente, el otro gran monumento romano  que se pueden encontrar en Orange es el arco del triunfo, ubicado donde estaba la Via Agrippa, la carretera que unía Arles con Lyon. Sus fachadas conmemoran las victorias de la Segunda Legión sobre los galos de aquella época.

Foto vía Embelezzia