Saltar al contenido

Viajes de Lujo

Sep 1, 2011

Viajes de lujo

Un viaje de lujo se distingue por sus altos estándares de calidad. Múltiples factores, desde el medio de transporte a la exclusividad del destino, pasando por la excelencia en el servicio y la impecabilidad de la infraestructura, deberán estar cabalmente sincronizados para garantizar una experiencia única.

No se trata simplemente de viajar a un destino lejano y exótico, alojarse en un hotel cinco estrellas, comer en los mejores restaurantes y pasar el día en un lujoso spa entre masajes, cocktails y fiestas vip. Los amantes de los viajes de lujo buscan vivir grandes aventuras y experiencias extraordinarias, por lo que suelen ser increíblemente exigentes; el viaje, en su totalidad, debe estar perfectamente organizado, incluyendo hasta el más mínimo detalle.

Una de las opciones más atractivas para desplazarse con la máxima comodidad es un yate de lujo. Un paradigma de placer, confort y servicio personalizado, añadiendo además, la ventaja de comenzar a disfrutar de sus vacaciones desde el mismo momento de embarcar. Viajar en yates de lujo es una vivencia arrebatadora que le permitirá disfrutar de un escenario cambiante y de gran belleza durante el transcurso del viaje.

Una vez en el destino, el tipo alojamiento elegido suele ser un hotel de lujo, más solo si cumple con los más elevados requerimientos en cuanto a localización, servicio y confort. En estos hoteles de lujo, el enclave es fundamental, ya sea en una gran ciudad como en un entorno natural excepcional, el contexto debe rezumar lujo y distinción. Los más exclusivos disponen de fastuosos extras, como acceso directo a playas privadas, spas con innovadores tratamientos estéticos, restaurantes de alta cocina internacional, gimnasios muy completos, helipuertos, y mucho más.

La concepción de los viajes de lujo ha ido cambiando con el tiempo, pero la finalidad siempre es la misma, permitir al selecto turista disfrutar de una experiencia única e inolvidable.