Islandia, una isla maravillosa

Islandia se halla en el extremo noroeste de Europa,  en el océano Atlántico al sur del círculo polar ártico. Las islas más próximas  a Islandia  son Groenlandia (a 287 kilómetros) y las Islas Feroe (a 420 kilómetros). Es   la 18ª isla más grande del mundo  y la segunda de Europa, después de Gran Bretaña.

Islandia ha encontrado en la inestabilidad de su subsuelo su equilibrio turístico. Suele visitarse esta isla por sus géiseres y cascadas, por un desierto en tonos verdes y negros, por las auroras boreales, los valles glaciares y los fiordos.  

Paisajes y senderismo:

La naturaleza domina Islandia. Se puede  disfrutar con los géiseres como en Strokkur, en la zona de Geyser , que suelta chorros de agua hirviendo cada 6-10 minutos, a unos 30 metros de altura; las solfaratas (terrenos propicios para los vapores sulfurosos); cascadas (Godhafoss, Gullfoss y Dettiffoss) y piscinas naturales de agua caliente sulfurosa; glaciares (el Vatnojökull, el mayor de Europa); lagos (Myvatn); fiordos, como el Breidhafjödhur y el Isafjördhur.

Asimismo, el senderismo se ha transformado en una de las principales atracciones turísticas veraniegas, bajo sus múltiples formas, como la caminata, la bicicleta de montaña o a lomos de un cabello islandés. En invierno, triunfan el relevo el esquí de fondo, la motonieve y la observación de auroras boreales.

Fauna:

En Islandia  hay más de 200 especies de aves como el frailecillo, el pájaro bobo, el pigargo, el falcón jerifalte y el petrel. Se puede contemplar esta fauna en el lago Myvatn y el archipiélago de Vestman. Tamibén se pueden ver  focas grises, rorculaes y cachalotes en la costa. Y en las mesetas orientales, destacan el zorro azul y el reno.

La capital:

Reikiavik no tendría nada de destacable si en ella no se mantuviesen  ciertas tradiciones: por ejemplo, las salidas de jóvenes y modernos los fines de semana por la noche, en las que la bebida se convierte en la gran protagonista; o las  piscinas al aire libre, con agua caliente natural.

Por último, en la capital islandesa  podremos comprar varios productos típicos del país  como los jerseys de lana en tonos azul celeste y blanco marfil, además de su famoso salmón.

Foto vía Antonio Aretxabla López

Comments are closed.