Saltar al contenido

Puebla, una bella ciudad mexicana

Oct 12, 2012

 

Puebla, la capital del Estado de Puebla, está enclavada en el altiplano central de México, en la parte centro-oeste del Estado y al sur de la Ciudad de México. Llamada también “La Puebla de los Angeles” pues según la leyenda de los ángeles trazaron sus calles rectas para hacer más facil el recorrido por ella.

Puebla es, sin duda alguna,  la ciudad mexicana que mejor conserva su sabor colonial. Ubicada en una llanura, al llega a ella, se llegue de donde se llegue, lo primero que se ven son sus tres grandes volcanes: el Pico de Orizaba, el Popocatépeti y el Iztaccihuati, y la Malinche.

Sus edificios de argamasa, ladrillo y azulejos confieren a Puebla su especial policromía, que se ven enriquecida por numerosas construcciones con fachadas de yesería dorada, conviertiéndola en una de las ciudades más singulares de México.

La belleza de sus calles, casas y balcones de ángulo le confieren una personalidad propia, llena de luz y color, que le ha servido para ser declarada por la Unesco, en 1987, Patrimonio Cultural de la Humanidad.

La Capilla Real, anexa al convento de San Gabriel, fue construida durante la época colonial con el próposito de impartir la doctrina católica a los índigenas y recuerda a las mezquitas árabes tanto por su forma como por su estructura.

La Casa del Alfeñique alberga hoy en día el Museo del Estado de Puebla y es uno de los edificios más interesantes de la ciudad. En el museo se exhiben códices índigenas del siglo XVI, armaduras españolas, planoso, fotografías, pinturas, carruajes y una colección de vestidos antiguos.

Por otro lado, sobresale la Biblioteca Palafoxiana que ocupa parte de lo que antaño fuera el Palacio del Arzobispado y sede del obispado de Tiaxcala. En 1646, el obispo Juan de Palafox y Mendoza donó su colección de libros y fundó la actual biblioteca que está considerada la más importante en Teología en Iberoamérica.

Además, en Puebla hay que ver el Museo Universitario (también conocido como Casa de los Muñecos), el Barrio de Los Sapos y Fuertes de Loreto y Guadalupe.

Foto vía Traveljournals