Saltar al contenido

Jenolan Caves, una maravilla australiana

Jun 28, 2012

Las cuevas de Jenolan son una serie de 300 cavernas calizas de la laderas montañosas, que se hallan a lo largo de 80 kilómetros en la carretera sudoeste de Katoomba (Australia). En la década de 1920 era el lugar predilecto para pasar la luna de miel.

Las paredes del antiguo Jenolan Caves House Hotel y la entrada de las cuevas están llenas de fotos en blanco y negro de excursionistas y hombres con sombreros de paja que, acompañados de damas, reman en los lagos subterráneos. De algún modo, el lugar ha conservado un aire de inocencia y, aunque turístico, tiene su encanto.

Las cuevas se hallan en el extremo del Kanagra-Boyd National Park. En la década de 1830 sirvieron de refugio al forajido James McKeown, un presidiario fugado que asaltaba las diligencias que cruzaban las montañas.

Tras su captura, las cuevas se convirtieron en atracción turística, pero quedan muchas por explorar. Hay nueve cuevas abiertas al público y en su interior, parajes con nombres grandiosos como Temple of Baal, Sword of Michael y Minaret. Se hacen visitas guiadas cada media hora, y su grado de dificultad está relacionado con el número de escalones.

No hay transporte público hasta las Jenolas Caves, pero algunas visitas organizadas a las Blue Mountains las incluyen en el itinerario. El vertiginoso camino por bosques altos y densos no es apto para timoratos, pero desde sus barrancos se goza de espléndidas panorámicas de las zonas ganaderas al oeste de las montañas.

Si estás en forma y bien equipado, puedes ir a pie a las cuevas desde Katoomba por el antiguo Six Foot Track. Abierto en el año 1884 como camino de herradura, comienza en el Explorer’s Tree en la Great Western Higway y cubre unos 42 kilómetros a través de una naturaleza espléndida y agreste. Hay zonas para acampar y cabañas rústicas cerca de Binda Flats.

Foto vía Tripadvisor.es