Un paseo por la Bahía de Sydney

Si decimos la Bahía de Sidney, en Australia, seguro que a muchos se os viene a la mente una imagen. Es difícil encontrar una postal mejor, un instante preciso más interesante y más lleno de encanto. Debe ser una pasada eso de navegar por la bahía, también llamada Port Jackson, ¿verdad?.

Alrededor de esta bahía crece Sydney, un puerto que tiene la friolera de 19 kilómetros, y las siluetas de la célebre Ópera de Sydney y el puente, símbolos de la ciudad. Pero son muchos otros los lugares que merecen la pena aquí, y que veríamos como nunca a bordo de un barco.

Sydney Cove, Circular Quay, Rose Bay, Cockatoo Island… Pero, como dicen todos los turistas que pasan por aquí, estás en Sydney en el momento en el que le echas la primera foto al edificio de la Ópera. Es como cuando apruebas tu primer examen y ya eres universitario oficialmente, ¿no?.

Se llega hasta la Ópera bordeando la bahía, cruzando por los Royal Botanics Gardens. Es difícil encontrar en Sydney una estampa mejor para vuestras fotos. El recorrido es simplemente precioso, con la vista siempre puesta en ese edificio que, tal vez por fuera, es lo menos parecido a un teatro, ¿verdad?. Para rematar la faena, la mirada cómplice del Sydney Harbour Bridge, el puente de la bahía de Sydney.

Podéis quedaros con la estampa y la silueta de la Ópera o hacer la típica visita guiada al interior del recinto. Ya que estáis, yo aprovecharía la ocasión, claro.

Toda la zona de la bahía está animadísima. Creo que la vida de esta ciudad depende en buena parte de este rincón, porque se pueden ver turistas llegados desde todas partes, lugareños y curiosos que no sólo vienen a pasear, sino también a coger el ferry. Debe ser un caos el tráfico de Sydney cuando son miles los que cada día cogen el ferry para desplazarse de un punto a otro de la metrópoli.

Sin embargo, si queréis tener una visión mucho más general de la Bahía de Sydney, os recomiendo la subida a la Torre de Sydney, o bien tomar uno de los ferrys. Más barato, y con menos bullicio de turistas, son los ferrys que van hasta Watson Bay. Son esos típicos ferrys de transporte marítimo de los que os hablamos.

Lo que está claro es que la Bahía de Sydney es uno de esos lugares que uno nunca debería perderse. O, al menos, visitar una vez en la vida, ¿no creen?.

Foto Vía Tripadvisor