Saltar al contenido

Bad Ischl, una maravilla austríaca

Ago 2, 2012

Bad Ischl es una ciudad  famosa por sus aguas termales, ubicada en la confluencia del río Isch con el Traun , en la región de Salzkammergut en la Alta Austria (Austria).  Sobresale por ser una concurrida localidad de veraneo y punto de partida de excursiones hacia los lagos de los alrededores y los glaciares del Dachstein, que se divisan al sur.

Su mejor época llegó  entre 1854 y 1914, cuando el emperador Francisco José I y la corte de los Harsburgo pasaban en Bad Ischl los veranos. Asimismo, en Bad Ischl  Francisco José I firmó el ultimátum y  la declaración de guerra contra Serbia  que daría  lugar a la Primera Guerra Mundial.

La Auböckplatz es la plaza principal de la ciudad y se encuentra delimitada por la Trinkhalle, pabellón porticado de las termas, erigido en 1829; el monumental edificio del Postamt (edificio central de correos) y la Pfarrkirche St.Nikolaus, iglesia parroquial del siglo XIV reconstruida en 1870.

Próxima a la plaza se halla el edificio racionalista del Kurhaus. Construido por C. Holzmeister en 1932, es un establecimiento termal que explota mediante baños, lodos y pulverizaciones sus conocidas aguas salinas.

En el lado opuesto de la plaza se inicia  la Pfargasse, paseo flanqueado por típicas pastelerías, entre las que sobresale Konditorei Zauiner. Luego se puede visitar la Haus Seeauer, con su fachada rococó, en otro tiempo escenario de las aventuras de los personajes de la Corte y, actualmente, sede del Stadtmuseum, museo de historia y cultura de la ciudad, con muchos recuerdos de Francisco José.

En la otra orilla del río, se halla el Franz-Lehár-Museum, instalado en la casa habitada por este reputado compositor, desde 1912 hasta 1948, año de muerte. Además de recuerdos del músico, el museo muestra objetos artísticos del siglo XII al XIX.

Finalmente, en las afueras de la localidad, está la Kaiservilla, un sobrio edificio erigido en 1853 y rodeado por un parque. Fue regalado por sus padres al emperador Francisco José con motivo de su matrimonio y éste lo usó como lugar de veraneo. Hoy en día  alberga el Photogeschichtliches Museum Frank.

Foto vía My travel diary in Austria