Bélgica, la belleza del corazón de Europa

Bélgica se encuentra en el corazón de Europa. La gran riqueza cultural y arquitectónica de sus ciudades supone un punto de destino ideal para turistas. Además, destacan su desconocida costa y las Ardenas con su bellos bosques.

Es un país perteneciente a la Unión Europea, muy bien situado geográficamente, con un coste turístico asumible, moderno, acogedor y bello. Sin duda, un magnífico lugar para pasar unos días de vacaciones. Y no debe olvidarse comprar varios encajes de Brujas, el excelente chocolate belga y su variada cerveza.

Ciudades:

Brujas es conocida como la “Venecia del Norte” por sus románticos canales.  Completan la panorámica sus casas antiguas, los aguilones, el carrilón de su campanario, sus conventos medievales, sus famosos encajes y sus museos. Una ciudad que cautiva de principio a fin.

En Bruselas, la capital belga, el icono más conocido es la fuente del Manneken-Pis. Además, Bruselas nos presenta otros puntos interesantes: la Grand-Place; el Ayuntamiento, las fachadas barrocas de las casas de los gremios; los edificios del art nouveau; la catedral de Saint-Michel; la casa de Erasmo; los mercados de objetos usados de Marolles;  y  iglesia de Notre-Dame. También hay que disfrutar con sus excelentes museos como los Reales de Bellas Artes y el Museo de Arte moderno.

Otras ciudades belgas cuentan con un notable encanto. En Amberes no hay que perderse su catedral de Notre-Dame, la casa de Rubens, su puerto y su Grand-Place. En Gante sobresalen sus casas gremiales, su castillo de los condes, sus museos y la Catedral de Saint-Bavon.

También hay que visitar Lieja con sus museos y sus iglesias; Lovaina con la Iglesia de San Pedro y la de San Pedro; Tournai con su bella catedral; Bouillon con su castillo medieval; Dinan con su precioso emplazamiento entre rocas y a la vera del río Mosa; y otras localidades como Mons, Beloeil, Namur y Arlon.

Costas:

La costa del mar del Norte no es ideal para el clásico turismo de playa y sol, pero sí para practicar deportes naúticos. Allí destaca la bonita localidad de Ostende en la que se celebra la fiesta del Mar en Pentecostés.

Paisajes:

Hay que acudir a Las Ardenas con sus soberbios bosques al sureste del país. Un poco más al norte, se encuentra el Parque Nacional de Hautes Fagnes-Eifel. Por último, para sentir una atmósfera romántica nada mejor que la región de los diques y canales que rodea Damme y las ciudad de Till l’Espiegle.

Foto vía Guía de Bruselas

Comments are closed.