Saltar al contenido

Monte Verde, una maravilla brasileña

Nov 2, 2011

El encantador pueblo alpino de  Monte Verde está situado en la cima de la Cresta Mantiqueira, a las afueras de Sao Paulo, en las tierras altas brasileñas, al sudeste de Brasil. El pintoresco y espectacular pueblo está rodeado de picos bellísimos que llegan hasta los 2.000 metros de altura, y está salpicado de arquitectura de estilo europeo, lo que ha hecho que la zona sea comparada con los Alpes suizos.

La mejor época para ir es de abril a agosto, y también de diciembre a enero. Monte Verde tiene praderas verdes y poderosos árboles altos hasta donde alcanza la vista. Se trata de uno de los lugares más bonitos de todo Brasil.

Los bosques frondosos pertenecen a los restos de la Mata Atlántica, el vestigio de lo que en su momento fue una gran selva tropical. Con el aroma a pino y eucalipto en el aire, los densos árboles, proporcionan refugio a muchas especies animales, incluida una gran variedad de aves tropicales. Los lugareños atraen a los colibrís hasta sus jardines con una mezcla dulce de azúcar y agua en sus alimentadores para pájaros con forma de flores.

En la región de Monte Verde abundan las actividades al aire libre. En particular, hay excursiones para todos los niveles, una buena excusa para salir al aire libre y disfrutar del paisaje. Los principiantes optan por el camino de Pinheiro Velho, un estrecha carretera que lleva hasta el aeropuerto para dar un paseo ligero y corto.

Algo más exigente es la escalada a la Cresta Mantiqueira, en la frontera con los estados de Minas Gerais y Sao Paulo. Los picos más altos, Chapéu do Bispo, Pedra Redonda y Pedra Partida, pueden verse desde el centro del pueblo.

Las vistas desde la cumbre son espectaculares, y llegan hasta la ciudad cercana de Campos do Jordao, situado entre el exquisito paisaje verde. Pico do Selado es otra de las cumbres, alzándose 2.083 metros desde su base. Si no estás preparado para acometerlo, quizá deberías comentar otras opciones tomando una cerveza con los amistosos lugareños.

Foto vía Viajes