Saltar al contenido

San Pedro de Atacama, un icono turístico de Chile

Mar 14, 2012

San Pedro de Atacama está situado en el extremo norte del mayor solar de Chile, junto al río San Andrés, que baja de Los Andes y muere en el solar. El oasis de San Pedro de Atacama está rodeado de veinte volcanes, entre los que sobresle el cercano Licancábur (5.916 metros) y de rincones escondidos de la Cordillera de la Sal, donde la belleza del desierto despliega todo su esplendor.

San Pedro de Atacama es un pueblo de casas escondidas tras tapiales de adobe, de los que sobresale la vegetación de los huertos. Aunque está en el fin del mundo, es el santuario turístico del norte de Chile.

La industria indiscutible de San Pedro de Atacama es el turismo aunque su imagen de pueblo perdido tenga poco que ver con su excelente infraesctructura turística, con tiendas y bares que podrían ser ibicencos o caribeños, la mayoría en manos de santiaguinos o de extranjeros.

Aunque desoriente con su falta de volúmenes, es complicado perderse en San Pedro de Atacama. El pueblo se compone de tres calles en dirección norte-sur y cuatro calles en dirección este-oeste.

En la plaza está la iglesia catedral, construida en 1774. Junto a ella, sobresale un macizo campanario escalonado construido en 1890. Todo el conjunto, de abobe y encalado, está rodeado de un murete formado el atrio. El interior es de una sencilleza aplastante, apanes sin ornamentos, en el que sobresale el techo de troncos de cactús atados con cordeles de cuero.

En la plaza, detrás de la catedral, está la Casa Inca, la más antigua del pueblo. Una placa en la pared dice que en ella se alojó Pedro de Valdivia en 1540. No está abierta al público. Al lado se halla la oficina de información turística.

Por último, a la entrada de la plaza se encuentra el moderno edificio del Museo Gustavo Le Paige, de gran valor pedagógico. Con renombre de ser uno de los mejores museos de Chile, documenta las formas de vida de los indios atacameños y el impacto de la colonización española en su cultura.

Foto vía TravelPod