Semnán, una agradable ciudad iraní

Semnán es la capital de la provinci de Semnán (Irán). Se encuentra situada a 1.138 metros de altura y se halla a 228 kilómetros de Teherán y a 642 kilómetros de Isfahán. Antiguamente era camino de paso para ejércitos y parada de una de las más imporantes rutas caravaneras. Hoy en día es un alto en la autovía que une Teherán con Mashad.

El recorrido por Semnán es agradable y a la vez muy fácil para el turista toda vez que todas las visitas interesantes se encuentran alrededor del bazar. No suele tener mucho turistas occidentales, pero sorprenderá a quien la visite.

Empezamos nuestra visita en el Arg-e Semnán, ubicado a unos 400 metros al noroeste del bazar. Portada de la época qajr, es una curiosa construcción que consiste en un muro revestido con azulejos que sostiene una gran puerta de madera, situada en medio de la plaza. Hoy en día, ni cierra ni abre nada, pero es un elemento arquitectónico muy grato.

La Mezquita del Viernes (Masjed-e Jame) se halla en el bazar. La puerta de acceso al patio desde uno de los callejones del bazar es, ya de por sí, una auténtica obra de arte. En el interior destaca el gran iwan, una inscripción del siglo XV que fue edificada por un hijo de Tamerlán. Por encima del bazar, sobresale un airoso y algo torcido minarete.

Luego, iremos a la Mezquita del Imam Jomeini (Masjed-e Khomeini) en el extremo este del bazar. Fue construida a principios del siglo XIV por disposición del monarca Fath Alí. Se considera uno de los mejores y raros ejemplos de la arquitectura religiosa de la época qajar. La estructura es casi la clásica de la mezquita iraní, con cuatro iwans decorados con azulejos.

Además, hay que acudir al Museo Hazrati. En la esquina del tekieh, local utilizado durante el Moharram y entre las dos mezquitas, se encuentran unos baños tradicionales que recientemente han sido convertidos en museo. Expone pipas, maquetas de los principales monumentos de la provincia, instrumentos musicales, armas, cerámicas antiguas y una tumba con un esqueleto, procedent de las excavaciones de Tappeh Hesssar.

Foto vía Buzznet