Las playas de Sidney

Una de las mejores formas de disfrutar de Sidney (Australia) es escaparse a sus cercanas playas. En ellas se descubre el espíritu deportivo de sus habitantes y las bellas panorámicas de la bahía de Sidney.

Empezaremos el recorrido por Sidney Cove. Tras pasar por el centro de la ciudad y atravesar el alegre barrio de King Cross, se llega a Rushutters Bay, donde está el club de Yates y desde donde se tiene la primera bella vista de la bahía.

Luego, atravesando una de las zonas residenciales más exclusivas de Sidney, se llega a Double Bay, un gran conjunto de tiendas, galerías, restaurante y bares con mucho encanto instalado en pequeñas y antiguas casas coloniales. La siguiente parada será el Royal Sidney Golf Club.

Tras un sinuoso recorrido por pequeños cabos y golfas, se llega  uno de los extremos que cierra la bahía, Watson Bay. Se trata de uno de los lugares más bellos cerca de la ciudad. Desde la playa que mira hacia el Puerto Jackson se aprecia la vista de Sidney con el mar delante surcado siempre por decenas de veleros y ferrys. Al otro lado, mirando al Pacífico, están unos espectaculares acantilados con un camino señalizado que permite disfrutarlos sin riesgo.

Bordeando el litoral del Pacífico se alcanza Bondi Beach, la playa más popular de Sidney y también la más cercana. A cualquier hora hay numerosos practicantes de surf, unos de los deportes nacionales. Los bañistas suelen tener acotada y señalizada una zona muy vigilada ante la posibilidad que aparezcan los temidos y peligrosos tiburones.

De regreso a la ciudad, se pasa por la elegante zona de Padington, con casas y terrazas victorianas y el precioso Centennial Park, con varios lagos y pistas para montar a caballo.

Por último, se puede terminar el día cenando en el restaurante Doyles on the Beach, uno de los mejores de Sidney y situado en una de las más bellas bahías de Sidney. Tiene una amplia terraza justo en la playa.

Foto vía Countries of the World