Saltar al contenido

Abydos, un lugar sagrado del Antiguo Egipto

Jun 20, 2012

Esta ciudad, enclavada a 142 kilómetros al sur de Asisut y a 170 kilómetros antes de Luxor, es uno de los lugares sagrados más importantes del Antiguo Egipto y de veneración y culto a Osiris, dios de los muertos y de la resurección. Si vas Egipto y tienes tiempo te recomiendo visitarla.

Cuenta la leyenda que la cabeza de Osiris (asesinado y descuartizado por su hermano y enemigo Set) está enterrada aquí. Durante siglos se ha considerado como el santuario sepulcral por excelencia, y hasta finales del período romano fue la meta de muchos peregrinos.

Hoy en día, el templo del faraón Seti I, una pequeñá joya del Imperio Nuevo, es lo más visitado en Abydos. Y verdaderamente merece mucho la pena.

El Templo de Seti I abre desde las 7.00 a las 16.00 horas (17.00 horas en verano). La entrada cuesta unas 25 libras egipcias (unos 3,30 euros). En el límite del desierto y dedicado al gran faraón de la XIX dinastía, el templo conserva su arquitectura original, con una planta en L que no se repite en ningún otro lugar.

Tras atravesar los vestigios de dos patios sucesivos, se llega a las  dos salas hipóslitas del recinto. La primera sala es obra de Ramsés II, el hijo de Seti, quien concluyó el templo. A continuación, siete puertas permiten el acceso a la segunda sala hipóstila; en ella, el faraón Seti I nos conduce al lugar más sagrado del santuario: las siete pequeñas capillas, en las que se veneraba a las principales divinidades del panteón egipcioy a él mismo.

Además, hay que fijarse en la tabla de Abydos, situada en el largo pasillo perpendicular al eje del templo. Dicha tabla expone la lista de los 76 faraones que precedieron a Seti I en el trono.

Por otro lado, detrás del templo se hallan los vestigios del Osireion, una tumba construida en el templo de Seti I que pretendía equiparar su propio culto funerario al de Osiris, soberano del más allá. Por último, bastante cerca, se encuentran las ruinas del templo de Ramsés II, con algunos curiosos bajorrelieves.

Foto vía Los Viajeros