El oasis de Siwa

Siwa es el oasis más remoto de Egipto y está 18 metros por debajo del nivel del mar, en una antigua ruta de caravanas. Se trata de una pequeña zona habitable perdida en medio del desierto occidental. En los 550 kilómetros que la separan de El Cairo, sólo hay desierto. Se halla a sólo 50 kilómetros de la frontera libia.

Se puede llegar por vía terreste desde El Cairo bien contratando un viaje organizado en una agencia de viajes o alquilando un coche. Asimismo, hay disponibles taxis y autobuses.

El oasis de Siwa es famoso por su oráculo, al caul consultó el gran Alejandro Magno. También es conocido por la narración del historiador griego Heródoto. En la misma, narra  Cambises II rey de Persia ( 524 a.c)  mandó  a más de 50.000 soldados  a atacar el fuerte del oásis, mas el ejército desapareció en medio de la arena del desierto para siempre.

Siwa sigue virgen y conserva gran parte de su patrimonio cultural, a pesar de su nuevo estatus como destino turístico destacado. Continúa siendo una comunidad principalmente bereber anclada en el tiempo. Así, no se puede beber alcohol y las mujeres llevan burka. Siwa conserva su lengua bereber, su gobierno tradicional y su peculiaridad.

No obtante, la carretera de Marsa Matruh y el creciente turismo han traído restaurantes, hoteles y cibercafés a este lugar en medio del desierto. Pese a todo, todavía se conserva el paisaje típico de palmeras datileras, olivos, manantiales y arroyos de agua dulce. Una vez allí, se puede visitar el oasis en burro, bicicleta o coche.

Dentro del oasis, existe un pequeño mercado en el que se pueden encontrar los apreciados y exclusivos tejidos bordeados y la joyería de plata propia d la zona. Además, Siwa sobresale por su cestería y su cerámica.

Asimismo, merece la pena visitar el museo Siwan House, creado por un antiguo embajador canadiense preocupado por el peligro de que el estilo de via y la artesanía tradicionales de los siwanos se perdiese debido al turismo masivo. Tampoco hay que olvidarse de ver el reconocido Baño de Cleopatra.