Saltar al contenido

Ismailía, una moderna ciudad egipcia

Ene 11, 2013

Ismailía  es una ciudad bastante reciente, pues nació en la décad de 1860 cm como base para la apertura del canal de Suez y lleva el nombre del jedive Ismail que gobernaba entonces Egipto.  Está situada en la ribera noroeste del canal de Suez, hacia la mitad del camino entre Puerto Saíd al norte, y Suez al sur; se halla a  140 kilómetros de El Cairo, la capital de Egipto.

Ismailía es uan ciudad muy agradable, ajardinada y algo más tranquila que otras urbes egipcias. La visita arranca en Orabi Street. A uno y otro lado de eta avenida se ven casas antiguas con balcones de mader aguantados por columnas. El edificio más destacado, a mano izquierda, es la catedral de St.Marc, que parece inspirada en una ermita románica.

Al llegar a Salah Salem Street, en la esquina, se alza la casa de Ferdinand de Lesseps, un magnífico chalé rodeado por un jardín, donde vivió el gran ingeniero francés durante las obras del canal de Suez.

Luego se toma la avenida Salah Saleim a la izquierda, hacia el norte. Esta vía va siguiendo la orilla del Canal de Ismailía, donde reina un gran ambiente familiar los días festivos.

A renglón seguido, se puede visitar el Ismailía Museum. Un museo pequeño y curioso que contiene objetos faraónicos, grecorromanos e islámicos, todo mezclado. Alrededor del museo se extiende una zona de ajardinada con casas antiguas similares a la de Lesseps. La carretera vuelve hacia el canal de Ismailía de un bosque de corníferas.

Un poco más allás este canal desemboba en el lago Timsah, que apenas se ve, pero en el mismo punto comienza uan segunda canalización. Entre ésta y el lago queda una “isla” llamada Forsan, en la que se leavnte el Mercure Hotel.

La carretera continúa por la orilla de la canalización. Unos dos kilómetros más lejos, ésta desemboca a su vez en el lago y un poco más allá nace a la derecha una avenida de dos carriles separados por una línea de palmeras.

Dicha avenida conduce a Ferry Setta, el transbordador gratuito que efectúa viajes constantemente de un lado a otro del canal de Suez. Admite tanto pasajeros como automóviles. En cada orilla, hay un cafetería donde uno puede sentarse a contemplar el famoso canal egipcio.

Foto vía Turism360