La Ciudadela, una belleza de El Cairo

La Ciudadela (Al-Qala’a), que se extiende sobre un espolón de piedra caliza en la orilla este de El Cairo, fue la residencia de los gobernadores de Egipto durante unos 700 años. Nos ha dejado un legado formado por  tres mezquitas muy diferentes,varios palacios (ahora transformados en museos) y un par de terrazas con excelentes vistas sobre la capital egipcia.

El precio de la entrada incluye el acceso a  los museos existentes dentro de la ciudadela. Abre desde las 8.00 a las 17.00 horas desde octubre a mayo, y desde las 8.00 a las 18.00 horas desde junio a septiembre.  Se puede llegar en taxi, en metro o en autobús, o bien andando si tu hotel queda cerca.

Saladino comenzó a construirla en 1176 para fortificar El Cairo frente al ataque de los cruzados, que estaban causando notables destrozos en Palestina. Después de destronar a la dinastía ayubí, los mamelucos ampliaron la ciudadela, añadiendo suntuosos palacios y harenes. Bajo los otomanos, la fortaleza se extendió más hacia el oeste y se erigió una nueva puerta principal, la Bab al-Azabm, en tanto que los palacios de los mamelucos se abandonaron totalmente.

Cuando Mehmet Ali ascendió al poder ordenó demoler dichos palacios, remodeló la ciudadela y la coronó con una mezquita de estilo turco que hoy en día  preside el horizonte del este de El Cairo.

La fortaleza  se extiende bajo la apabullante presencia de la mezquita de Mehmet Ali. Eclipsada por ésta, pero quizá mas interesante, la mezquita de an-Nasir Mohammed (1318) es la única estructura en pie del tiempo de los mamelucos. Frente a la entrada, un pórtico que imita el estilo gótico lleva a una terraza con magníficas vistas de El Cairo islámico. El Museo de la Policía, en la parte norte de la terraza, cuenta con una misteriosa “sala del asesinato” que exhibe los distintos atentados contra el presidente Nasser.

La puerta Bab al-Qalla da paso al recinto norte. A través de ella, se accede a  una amplia zona de césped en cuyo centro se alza un réplica de la estatua ecuestre de Ibrahim ubicada en Middan Opera. Pasada la estatua y la selección de tanques y aviones de la guerras árabe-isralíes, está el que fuera el palacio del harén de Mehmet Ali, que actualmente es el Museo Nacional Militar.

Finalmente, al este de  la pradera,  la visita a la Ciudadela se completa  con el Museo del Carruaje y la bonita mezquita de Suleiman Pasha.

Foto vía Joselull.com