Saltar al contenido

St.Augustine, la ciudad más antigua de Estados Unidos

Ene 11, 2012

Saint Augustine se encuentra en el condado de Saint John, en el centro del nordeste de Florida (Estados Unidos de Norteamérica). Resulta famosa por ser el asentamiento, continuamente habitado desde la llegada de los colonos europeos, más antiguo de la nación norteamericana. Descubierta por el almirante español Pedro Ménendez de Avilés en 1565, fue fundada como San Agustín.

El castillo de San Marcos, , construido entre 1672 y 1695, hizo funciones de puesto avanzado del Imperio español, protegiendo a la ciudad y la ruta marina para los barcos cargados de tesoros que regresaban a España.

Aunque el castillo ha pertenecido  a distintas naciones a lo largo de la historia, nunca fue tomado por las armas. Durante el siglo XVIII, el castillo pasó a manos británicas, y después volvió al bando español, como fruto de una seria de tratados.

Los españoles se mantuvieron en el poder en Florida hasta que la zona fue comprada por Estados Unidos en 1821. El Castillo fue rebautizado como Fort Marion y fue utilizado por el ejército estadounidense hasta 1899. Declarado monumento nacional en 1924, el elaborado fuerte con su doble puente levadizo entró a formar parte del servicios de parques nacionales en 1933. En 1942, el Congreso le devolvió su nombre original de Castillo de San Marcos.

Construido con coquina, una resistente piedra caliza formada por corales y conchas rotas, las murallas de la fortaleza fueron impenetrables durante 300 años para los ataques de la artillería enemiga y las violentas tormentas. El castillo está edificado junto a la pintoresca bahía Matanzas, con su bien conservada torre de vigía de estilo español, Fort Matanzas, desde donde se podía divisar el avance por el río de cualquier enemigo potencial.

Además, la ciudad de St.Augustine conserva parte de su encanto europeo original. Estratégicamente situada entre las vías fluviales de la costa, el río Matanzas y el oceáno Atlántico, el barrio histórico de la ciudad luce singulares calles adoquinadas, llenas de encantandores cafés, bares, boutiques y pensiones.

Por último, la región contiene 69 kilómetros de playas hermosas que ofrecen la posibilidad de pescar, bucear, hacer surf, parasailing y otros deportes acuáticos. Así, aparte de su importancia histórica, St.Augustine se trata de una ciudad muy agradable para visitar.

Foto vía The Pendle Hill Experience