Saltar al contenido

El Monte Bromo, la atracción más famosa del este de Java

Ene 10, 2012

El Monte Bromo se encuentra en el parque nacional Bromo-Tengger-Semeru, en el centro de la Java oriental (Indonesia), la región más volcánica de la provincia es la caldera volcánica de Tengger. Bromo es sólo uno de los picos que forman esa enorme caldera volcánica, pero es fácilmente reconocible ya que su cima fue completamente arrasada y el cráter escupe humo constantemente.

El interio de la caldera, llamado acertadamente Laut Pasir (“mar de arena”), es un área de 10 kilómetros cuadrados cubierta de final ceniza volcánica. Comparado con los circundantes valles exuberantse color esmeralda, este enorme desierto de ceniza cra un efecto fantasmagórico e inquietante.

El Monte Bromo es la mayor icono turístico del este de Java, y gente de todo el mundo acude allí para realizar una excursión antes del alba y ver el impresionante amanecer sobre su espectacular cráter activo.

Los tenggerese budistas, un grupo étnico que habita en las tierras altas de la cordillera de Tengger, viven casi únicamente de la agricultura. En el 14º día del mes de kasada, se reúnen al borde del cráter activo del monte Bromo para hacer una ofrenda anual de arroz, fruta, vegetales, flores, ganado y otros productos locales, y pedir la bendición del dios supremo, Hyang Widi Wasa.

Según la leyenda, la ceremonia se remonta a la época del reino de Majapahit, durante el reinado del rey Brawijava. La reina dio a luz una niña que se casó con un joven brahmin. Los dos escaparon de Majapahit cuando el islam se expandió en Java, en el siglo XV.

Los reyes no eran felices porque no tenían hijos, así que decidieron ascender a la cumbre del monte Bromo y rogar ayuda. Conmovido por sus ruegos, el dios de la montaña les aseguró que tendrían hijos, pero les dijo que a cambio deberían sacrificar a su hijo más pequeño. Cuando nació su 25º hijo, el dios de la montaña se enojó porque no habían cumplido su parte del trato. Se vieron obligados a cumplirla y el niño fue arrojado al cráter. Mientras caía, el niño le pidió a su familia que hicieran una ceremonia anual de ofrenda.

Por último, este parque nacional sin casi explotar contiene interesantes animales salvajes, y sus picos ofrecen exigentes escaladas. En definitiva, un lugar que nunca olvidarás.

Foto vía Sempre in Viaggio