Annecy, una joya francesa

Annecy  es una preciosa ciudad del departamento de Alta Saboya, en la región de Ródano-Alpes ( Francia). Annecy es la perla de los Alpes franceses. Se encuentra a 50 kilómetros de Chambéry, 140 kilómetros de Lyon y 550 de París.

 Esta bella ciudad, llena de encanto, surcada por canales y repleta de flores, de calle empedradas y con soportales, y edificios góticos y renacentistas se halla situada al borde de uno de los lagos más bellos y limpios de Europa, el lago Annecy.

Los Jardins de l’Europe, frente al lago y detrás del Hotel de Ville (Ayuntamiento), son buen punto de partida para una visita a Annecy.

Así nos adentramos en el casco histórico a través de su canal principal. Lo primero que se ve es la église de St-François, de fachada barroca y aspecto italiano; en ella estuvo enterrado el propio San Francisco de Sales.

Un poco más adelante se llega al pont sur le Thiou, desde donde se contempla una preciosa vista de los canales, los edificios con flores y el Palais de l’Isle, que separa el río en dos. Este emblemático monumento de la ciudad fue prisión y hoy en día alberga el Musée d’Histoire d’Annecy, en el que se documenta el pasado y el presente de la ciudad; también se visitan las cocinas, los calabozos, las letrinas y otras dependencias.

A mano derecha a través del passage de la Cathédrale, se llega hasta la Cathédrale de St-Pierre, que fue construida durante el siglo XVI, y posee una fachada renacentista e interior gótico. La Maison Lambert y el antiguo Palacio Episcopal son otros dos edificios monumentales en esta misma plaza.

Desde aquí se cruza el Thiou para pasear por las calles porticadas centrales del casco medieval. Se empieza por la Porte de Ste-Claire en una plaza animada de terrazas, y se prosigue el recorrido por la rue Ste-Claire, la rue de L’ile y la rue des Annonciades.

Para terminar la visita hay que subir por la Rampe du Chateau hasta el Musée Chateau d’Annecy. Ligada a la historia de los condes de Ginebra y los duques de Saboya, esta residencia nobiliaria, utilizada desde el siglo XIII, fue embellecida por sus sucesivos propietarios. El museo alberga una colección de pinturas de temas alpinos.

Foto vía Tripadvisor