Saltar al contenido

Estrasburgo, un icono europeo

Dic 6, 2011

Estrasburgo es la capital y principal ciudad de Alsacia y a la vez es la capital del departamento del Bajo Rin (Francia). A mitad de camino entre París y Praga, a Estrasburgo se la conoce como la encrucijada de Europa. La ciudad se siente a gusto con su cosmopolitismo europeo y como sede de numerosas instituciones internacionales.

Su casco histórico, la Grande Ile,  ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y supone un centro turístico de principal interés. Estrasburgo es un ciudad para visitar, disfrutar y vivir.

El futurista edificio del Parlamento Europeo es uno de sus mayores iconos. Un de las formas de contemplarlo es tomando un barco por los canales que rodean el casco viejo. El recorrido comprende los Ponts-Couverts, unos puentes cubiertos unidos por torres vigía medievales que proporcionan un punto de observación de los cuatro canales de Ill, y la pintoresca Petite France, antiguo barrio de los curtidores, salpicado de molinos y cruzado por una red de puentes.

La Cathédrale Notre-Dame es una obra maestra de tracería de piedra, la catedral de piedra arenisca “se eleva como un sublime, ancho y arqueado árbol de Dios”, en palabras del poeta Goethe. Aunque su construcción comenzó a finales del siglo XI, no se terminó hasta 1439, cuando se concluyó la imponente fachada iniciada en 1277. Destacan el Pilar de los Angeles y el reloj astronómico.

También existen varias iglesias medievales que han resistido a varias guerras: la iglesia de San Esteban, la iglesia de Santo Tomás, la iglesia de San Pedro El Joven y la iglesia de San Pedro El Viejo.

Dentro de la arquitectura civil, podemos destacar el Palais Rohan. Diseñado por el arquitecto del rey Robert de Gotte en 1730, este gran palacio clásico fue construido para los príncipes obispos de Estrasburgo. Hoy en día, alberga tres museos: el des Beaux-Arts, el Archéologique y el des Arts Décoratifs. Asismismo, no hay que olvidar la Maison Kammerzell, antigua mansión de un rico mercader y hoy convertida en restaurante.

Además, Estraburgo se presenta como una ciudad muy cultural. No en vano, se pueden visitar varios museos más como el Musée Historique, el Musée Alsacien, el Musée de l’Oeuvre Notre Dame y el Musée d’Art Moderne et Contemporain.