Saltar al contenido

El Lago Atitlán, una maravilla de Guatemala

Mar 7, 2013

Lake-Atitlan

El accidente hidrográfico más importante del departamento de Sololá (Guatemala) lo constituye el Lago Atitlán, que es una de las principales fuentes económicas del departamento debido al turismo que atrae.

Este lago elevado de origen volcánico tiene tres imponentes volcanes que se alzan en la orilla sur. Al amanecer, la superfici del lago es gris plateada y está en calma (y vacía, a excepción de unos pocos botes de pesca, fabricados a base del tronco del aguacate). Cuando empieza a hacer calor, se van formando nubes que tapan las cimas. Por la noche, si hay viento del sur, pueden llegar a formarse olas de 1,2 metros, y los volcanes se convierten en impenetrables siluetas en el ocaso.

Atitlán, “el lugar del agua”, es el lago más profundo de Centroamérica, aunque nadie sabe exactamente la profundidad que tiene. Atitlán alberga muchos misterios; bajo su superficie yacen los restos de ciudades perdidas durante 2.600 años.

Los viajeros occidentales se ven vieron atraídos por la mística de este lago en la década de 1960, y pese a tres décadas de guerra civil, todavía se puede ver a algunos colonos hippies de pelo canoso en el pueblo que hay en la orilla, Panajachel.

En los pueblos costeros más alejados, la cultura indígena vive sin que la molesten. En el pueblo de Santiago Atitlán, los fieles adoran a Maximón, una figura de madera de casi un metro de alto cuya cabeza se vuelve a tallar cada año. En esta altiplanicie, los mayos siguen poniéndose la ropa tradicional, con bordados de flores y pájaros, pero Maximón lleva zapatos de cuero y está arropado con docenas de bufandas de seda.

Todos los pueblos situados en torno al lago tienen tanto un nombre maya como uno santo. Las fachadas de las iglesias, construidas para resistir los terremotos y las erupciones volcánicas, tienen talladas mazorcas de maíz y semillas de convólvulo. En el interior, unas estatuas pintadas están vestidas con la ropa de la región, y los chamanes llevan a cabo rituales con hierbas para fumar.

Foto vía Común Tierra