Saltar al contenido

Grafton Street, la arteria comercial de Dublín

Ago 24, 2013

nice-stalls-and-shops

Grafton Street es una calle situada en el centro de Dublín, la capital de Irlanda. Se trata de una de las calles más  populares de Dublín y es  muy popular tanto para los irlandeses como para los turistas debido a sus innumerables tiendas.

La columna vertebral del barrio comercial más moderno y lujoso de la capital de Irlanda lleva desde Trinity College hasta el centro comercial con techo de cristal de Saint Stephen’s Green. En el extremo norte, en la intersección con la calle Nassay, se levanta la estatua de bronce de Jean Rynhart Molly Malone, erigida en 1998, la mítica vendedora ambulante protagonista de una conocida canción popular de Irlanda.

Asimismo, las  cadenas Next, River Island, HMV y Monsoon transforman a esta calle peatonal, animada por artistas y músicos callejeros, en el centro de la moda de la capital de Irlanda.

Brown Thomas es uno de los grandes almacenes más lujosos de la ciudad dondes se vende ropa de caballero, señora y niño, calzado de diseño, exquisitos perfumes y joyas de gran nivel. También en Grafton Street se hallan las tiendas más importantes de Dublín. Por esta calle, que se parece una gran pasarela, pasea la gente más atractiva de Dublín así como numerosos turistas.

Además, de las inevitables y, a veces, caras compras, en el número 78 se encontraba la antigua escuela de Samuel Whyte, donde estudiaron Robert Emmet, líder de la rebelión de 1803, y el duque de Wellington. En aquel tiempo, toda la calle de Grafton Street estaba cubierta con enormes  tablones de madera de pino para amortiguar el fuerte sonido de los caballos y los carruajes cuando pasaban por allí.

Por último,  los aledaños de Grafton Street están repletos de pubs para reponerse después de una jornada de  compras con una de sus conocidas pintas de cerveza. Entre ellos, destaca el famoso Davy Byrne’s, frecuentado por los literatos y artistas más afamados de la ciudad irlandesa. Además,, este pub aparece en el Ulises de James Joyce.

Foto vía Tripadvisor