El Parque nacional Taman Negara

Taman Negara significa “parque nacional” y no se trata sólo de la selva tropical más antigua del mundo, sino también del parque nacional más antiguo de Malasia. Aquí hay protegidos unos 4.500 kilómetros cuadrados, y el parque se extiende por los estados del oeste de Malasia: Pahanga, Tregganu y Kelantan.

La selva tropical posee una gran biodiversidad, dominada por los bosques de madera noble en las zonas bajas y los bosques nublados en las zonas más altas. No hay carreteras, y la única manera de ver esta selva tropical es haciendo excursiones por los senderos o surcando el río en barca. Además, los visitantes deben obtener un permiso del Departamento de Vida Salvaje y Parques Nacionales.

Esta selva tropical tiene unos ciento treinta millones de años, lo que significa que mientras en otras partes del planeta se vivía la edad de hielo, el clima de esta zona en la era de los dinosaurios era prácticamente igual que en la actualidad.

La flora y fauna son soberbias: rinocerontes de Sumatra, tigres, elefantes asiáticos, osos malayos, leopardos y tapires la recorren, mientras los monos y las aves gritan y cantan desde los árboles. En este parque, crece el árbol más alto del sudeste asiático, el tualung, y hay escondrijos en los caminos de la jungla de los que, si tienes suerte, podrás ver animales salvajes.

En la parte nordeste del parque está la formidable Gunnung Tahan. Con sus 2.187 metros de altura, es la montaña más alta del oeste de Malasia. La experiencia más increíble en esta selva es atravesar el puente sobre los doseles (el más largo del mundo con 430 metros), que va de árbol en árbol a una altura de hasta 50 metros sobre el suelo. Las vistas de plantas y animales salvajes desde esta altura resultan extraordinarias.

En definitiva, toda una maravilla de la naturaleza en Malasia. Se puede llegar por carretera hasta Kuala Tembeling y en barca hasta Kuala Tahan.

Foto vía Trotamillas