Saltar al contenido

La Gran Mezquita de Djenné, un icono de Malí

Ene 1, 2015

 

La Gran Mezquita de Djenné es el mayor edificio sagrado realizado de adobe del mundo, y también el mayor hecho de este material de una sola pieza  con una superficie de 75×75m (5 625m²); ademas,  está considerada como una cumbre de la arquitectura sudanesa-saheliana.

La mezquita se ubica en el centro de la pequeña ciudad de Djenné (Malí), en el delta interior del río Níger. Se trata  uno de los monumentos más conocidos de África y desde 1988 es, junto con el casco antiguo de Djenné, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Toda una maravilla que uno debe visitar en un viaje a Malí.

A primera vista, las superficies irregulares y los chapiteles cónicos de La Gran Mezquita le confieren a este asombroso edificio la apariencia de un gigantesco montículo de termitas, imposible de distinguir en cuanto a sustancia y color de la tierra marrón rojiza sobre la que se apoya.

Los chapiteles adornan un lugar de culto islámico, pero pertenecen a una tradición espiritual mucho más antigua, tal y como se puede ver en el santuario del pueblo dogón de Malí, que adora a dioses terrenales y a espirítus ancestrales.

En La Gran Mezquita, los chapiteles más altos coronan los tres minaretes de la fachada oriental y están rematados con un huevo de avestruz, un símbolo tradicional de vida, fertilidad y renovación.

Por otro lado, dos salas de oración ocupan la mitad de la superficie de esta mezquita, y la otra mitad es un patio abierto. Las paredes de barro ayudan a mantener frío el oscuro interior de la sala de oración principal, donde caben más de 1.000 fieles con esterillas en medio de un bosque de columnas de madera que sostienen el techo.

Aunque la mezquita está protegida ante inundaciones, sus muros de barro no dejan de ser vulnerables a la llusvias y al abrasador calor que hace todo el año en Malí. Los canalones alejna la lluvia de la mezquita, mientras que los muros están plagados de ramas de palmera para que absorban las tensiones provocadas por las variaciones de la temperatura y la humedad.

Foto vía El poder del arte