La Madraza de Ben Youssef, un icono de Marrakech

marrakesh-madrasa-ben-youssef-patio

Marrakech es una de las ciudades más turísticas y famosas de Marruecos, país del norte de Africa. En esta localidad, sobresalen varias madrazas con gran belleza e historia. En este caso, vamos a fijarnos en la Madraza de Ben Youssef.

Fundada en el siglo XIV, la Madraza de Ben Youssef, una escuela religiosa islámica, fue remodelada en la década de 1560 por orden de los sultanes saadíes. El resultdo fue la madraza (o medersa, en el dialecto árabe de Marruecos) más grande al oeste de Egipto. También es una de las más bonitas, ya que su reconstrucción coincidió con el apogeo de la arquitectura marroquí.

En su interior hay un patio con grandes soportales, y su serenidad queda realzada por las aguas de una larga fuente rectangular para el rito de la ablución situada en el centro. Hasta los años sesenta, en este entorno silenciosos unos doctos teólogos (jeques) instruían a eruditos de todo el mundo islámico en el Corán y la teología islámica.

Al salir del patio, nos encontramos con la sala en la que rezan los eruditos y con las simples celdas en las que viven. Es un ambiente que destila paz, un lugar de culto y contemplación, situado en medio de la algarabía de la ciudad que se puede vilusmbrar desde algunas de las celdas.

Por toda la madraza, se observan elegantes ornamentos en casi todas las paredes, puertas, arcos y pilares que declaman la infinita gloria, sabiduría y compasión de Alá con motivos geométricos y florales junto a pasajes del Corán con una estilizada caligrafía.

Los azulejos que forman mosaicos cerca de la parte inferior del patio central presentan todos estos elementos con una rica gama de verdes, azules y ocres. Entre estos motivos destaca la estrella de ocho puntas, y el número ocho vuelve a estar prseente en la cúpula octogonal de la sala de oración. El ocho goza de una importancia celestial en el Islam: hay ocho regiones en el Paraíso, y ocho ángeles sujetan el trono de Alá el día del Juicio Final.

Foto vía Reflexiones sobre un clasicismo contemporáneo