Saltar al contenido

Aoraki, una maravilla natural de Nueva Zelanda

Feb 20, 2013

monte Aoraki

Aoraki (“Perforanubes”), una personificación de los dioses ancestrales, se alza a 3.700 metros por encima del nivel del mar, lo que la convierte en la montaña más alta de Nueva Zelanda (Oceanía). No obstante, para el pueblo ngai tahu más importante que su altura es el hecho de que Aoraki sea un monumento al primer hijo del dios Raki, padre del Cielo, y Poharua Te Po (“aliento de vida en el útero de la oscuridad”).

Cuando Raki se casó con la Madre Tierra, Papa-tui-nuku, sus hijos celestiales bajaron de los Cielos para rendirle homenaje a ella. Aoraki y sus tres hermanos, Rakiro, Rakiru y Rarakiroa, se convirtieron en piedra cuando volcó la canoa con la que estaban intentando volver a los Cielos.

Los hermanos, que llegaron a duras penas hasta el punto más alto de los restos de la canoa, se congelaron con el viento del sur y se convirtieron en la Islas del Sur. Y, ahora, el Aoraki de tres picos está rodeado de sus hermanos (las montañas Dampier, Tasman y Teichelmann) para toda la eternidad.

La versión más científica de la historia es que las montañas surgieron como consecuencia de unas elevaciones tectónicasde la placa pacífica y la indoaustraliana. Esta presión es constantey empuja la cadena montañosa hacia arriba a un ritmo de seis milímetros al año.

En 1851, el capitán John Stokes renombró Aoraki como “monte Cook”, en honor a James Cook, el primer europeo que rodeó las islas navegando. Desde entonces, la montaña se ha convertido en un popular destino para practicar actividades al aire libre.

Además, hay más de trescientas especies de plantas en el parque natural, incluidos la celmisia y unos ranúnculos gigantes conocidos como “las liliáceas del monte Cook”, y el kea, el Naultinus gemmeus y la cigüeúela negra son algunas de las criaturas poco comunes que viven en esta zona.

No obstante, para los ngais tahu, escalar la montaña sería un sacrilegio. Aoraki es la personificación física más importante de sus ancestros, así como el vínculo de este mundo con el sobrenatural.

Foto vía Tripwolf