Saltar al contenido

“Moana – My Ocean”, una impactante exposición en el Museo de la Guerra de Auckland

Oct 31, 2014

Proyector-Sony-Museo-de-Auckland5

El Museo de la Guerra de Auckland (Nueva Zelanda) ha utilizado la inteligencia artificial y cuatro proyectores de corto alcance Sony VPL-SW535C para crear una imagen de 270º sin bordes visuales y sumergir a los visitantes en una espectacular  experiencia multimedia a través del golfo de Hauraki.

Así, “Moana – My Ocean” sobresale como una exposición que se ha realizado en el Museo de la Guerra de Auckland. Para ella se han modernas técnicas audiovisuales para ofrecer toda una  experiencia virtual del mundo submarino.

Diseñada para entretener a muchos visitantes, esta ambiciosa iniciativa aprovecha el brillo y la fiabilidad del proyector VPL-SW535C de Sony para recrear la vida del océano en su día a día.

Esta muestra embarca a los visitantes en un viaje a través del golfo de Hauraki  cuyas aguas, cálidas y poco profundas, rebosan plancton y otras formas de vida submarina.

Este golfo es conocido por sus regulares  ebulliciones provocadas por grandes bancos de peces que, al agruparse en compactas formaciones junto a la superficie para escapar de los depredadores, hace que el agua  hierva con sus movimientos.

La recreación de este fenómeno natural fue  un desafío para el equipo de diseño del museo, que usó una propuesta de la agencia creativa Rawstorne Studio. Así,  la inteligencia artificial sustituyó a la grabación tradicional a la hora de recrear el comportamiento de los peces ante la amenaza de un depredador.

Rawstorne Studio invitó a la empresa Pleasure Kraft para que le ayudara a elaborar  un entorno orientado al público con una proyección animada de 270° que recrease la experiencia de estar en el interior de esa ebullición. Para tal fin se utilizaron  cuatro proyectores encajados en el interior del estrecho espacio de una pantalla de seis metros.

Las imágenes de cada proyector abarcan unos 65º y los espacios y bordes se difuminan para generar una imagen de enorme tamaño. La proyección de corto alcance era vital para garantizar que los visitantes no obstruyeran los haces al desplazarse por la muestra.

Foto vía Digital Magazine