Saltar al contenido

Reserva natural de Ngorongoro

Ago 26, 2011

Enclavada entre el parque nacional del Serengueti y el parque nacional del lago Manyara, se halla la Reserva natural de Ngorongoro. Se la suele llamar la “octava maravilla del mundo” por su impactante belleza y sus fabulosas vistas de numerosos animales salvajes. Un rincón inolvidable de Tanzania.

En esta reserva natural, los turistas pueden contemplar como nunca a los animales salvajes desde sus vehículos o en safaris a pie guiados. Se puede visitar durante todo el año, si bien en los meses lluviosos (abril, mayo y noviembre) encontraremos caminos demasiado embarrados. Existen varios hoteles y campamentos ubicados cerca de la zona del cráter del Ngorongoro que resultan ideales para alojarse.

El lago en el cráter del Ngorongoro es el lago volcánico intacto más grande del mundo. El cráter tiene 610 metros de profundidad y cubre una área de 260 kilómetros cuadrados.

El variado ecosistema del parque comprende volcanes, montañas, llanauras, selvas, lagos, dunas y la garganta de Olduvai. Conviven más de 500 especies de aves y 115 especies de mamíferos como elefantes, búfalos africanos, gacelas, leones, cebras, ñus e hipopotámos. Además, es el único lugar de Tanzania donde se puede ver al rinoceronte negro.

También destacan los flamencos que inundan el lago Magadi, en el lecho del cráter. Son todo un espectáculo encima con un maravilloso fondo verde esmeralda. Una foto para mirar miles de veces y un recuerdo imborrable.

Encima, en este maravilloso paisaje, aparecerán los masais, una tribu tradicional africana. Se les puede observar con su atuendo típico transportando a sus reses, ovejas y cabras.

Por último, en la zona norte, se hallan los cráteres del Olmoti y el Empakaai, el lago Natron y el Oldoinyo Lengai o la “Montaña de Dios” para los masais. Al este del Empakaai están las ruinas de Engakura  donde se alza una ciudad de piedra sobre bancales y un complejo sistema de riego.

Visitar esta reserva natural es transportarse a  la Africa más salvaje y autentica. Una delicia para los amantes de la naturaleza. El Ngorongoro cautivará y enamorará para siempre.

Foto vía Vuela Viajes