Saltar al contenido

Guangxi, las colinas verdes de China

Mar 14, 2011

Quién mejor que el turista chino para descubrirnos las delicias de su país, ¿verdad?. Porque la mayoría de turistas extranjeros que vamos a China solemos decantarnos por Pekín, o hacer un recorrido por la célebre Muralla China. El turista chino no. Él escoge como lugar de vacaciones la zona de Guangxi, una provincia china situada entre Yunnan y Cantón. ¿Queréis descubrir porqué?.

Situada al sur de China, muy cerca de la frontera con Vietnam, Guangxi es uno de esos rincones de postal maravillosos. Su naturaleza exhuberante y sus pintorescas colinas de piedra caliza aparecen en cualquier folleto turístico en China. Son toda una delicia para los sentidos.

Resulta un placer pasear en barco por los ríos Yulong y Li, precisamente para descubrir esa sucesión de colinas cársticas, las más extensas del mundo. A orillas de estos ríos se levantan pueblos pintorescos, grandes extensiones de verde, arrozales y ciudades extremadamente maravillosas como Guilin, Yangshuo y Longsheng.

Y es que la provincia de Guangxi ofrece más de 400 enclaves naturales en los que descansar y disfrutar de preciosos tesoros de la naturaleza. También son muchos vietnamitas los que aprovechan la cercanía para escaparse, especialmente hasta Nanning, puerta de entrada desde este país, o suben hasta la playa de Beihai, una de las más paradisíacas del sur de China.

Mi ciudad favorita en Guangxi es sin duda Guilin. Hoy es toda una maravilla, y eso que fue prácticamente devastada por los japoneses durante la Segunda Guerra Mundial. Es una ciudad muy animada, por la que se puede pasear tranquilamente. Acercaros a la calle Nan Huanmen, restaurantes en los que los platos más turísticos son los cangrejos de río y las serpientes. ¿Os atrevéis?.

En Guilin no pararéis de hacer fotos, especialmente a sus imponentes paisajes. Grandes llanuras de campos de arroz y plantaciones de cañas de azúcar, que se mezclan con las formaciones cársticas que nacen a orillas del río Li. Irresistible resulta precisamente el paseo en barco por este río, rodeados de impresionantes colinas surcadas por la niebla. El viaje concluye en Yangshuo, 65 kilómetros río abajo, un trayecto majestuoso de cinco horas, aunque un poco caro, eso sí.

Yangshuo es una ciudad menos turística y más tranquila que Guilin. Aquí los turistas buscan alojamiento para realizar la ruta hasta la Colina de la Luna, situada a unos veinte kilómetros, posiblemente de las colinas más bonitas del mundo.

Guangxi es quizás un lugar al que difícilmente se va en un primer viaje a China. Sin embargo, si tenéis la posibilidad de escaparos hasta allí descubriréis porqué el turista chino no puede resistirse a la tentación de visitarla una y otra vez.

Foto Vía My Opera