La Gran Muralla China, un gran legado

La Gran Muralla fue ordenada construir por el Emperador Qin para proteger su reino de robos y ser utilizada como punto de referencia en caso de acercamiento del enemigo. Tras la formación de la Dinastía Qing, la muralla perdió su función, ya que el país se encontraba gobernado por los mismos de los que anteriormente se pretendía defender. Fue así como acabó siendo simplemente una fuente de materiales para la construcción de aldeas que aceleraron su deterioro.

La parte de la muralla que hoy día podemos ver, fue construida por la Dinastía Ming y formaba parte de la Ruta de la Seda. Los materiales utilizados para su construcción dependen del tramo, por ejemplo, cerca de Pekín se utilizó piedra caliza y en otras partes de la muralla, granito o ladrillo.

La muralla consta de 3 puertas o pasos:

  • Paso Juyong: o del norte en la zona de Badaling. Esta parte del muro fue muy utilizado para la defensa de Pekín. Construida de piedra caliza y ladrillos, mide casi 8 metros de alto y 5 de ancho.
  • Paso Jiayu: o del oeste, se encuentra cerca de la zona occidental de la gran muralla.
  • Paso Shanhai: o del este, se encuentra cerca de la zona oriental de la gran muralla.

Otros de los elementos que podemos encontrar son, torres de vigilancia y cuarteles. Las torres tienen escaleras de difícil acceso para confundir al enemigo.

El vandalismo y los grafitis llegan hasta lugares remotos como este. Varios kilómetros de muralla en la provincia de Gansu puede desaparecer en los próximos 20 años debido a la erosión.

No debemos olvidar, que La Gran Muralla China, fue nombrada patrimonio de la Unesco en 1987 y que además es la única construcción que se ve desde el espacio. Insuperable.

Comments are closed.