Saltar al contenido

Un paseo por Pekín

Sep 12, 2012

Pekín es la gran capital de China y una de las ciudades más importantes del mundo. Sus monumentos están desparramados por toda la ciudad y muchos de ellos son también gigantescos. Es aconsejable dedicar cierto tiempo a visitarlos y recurrir a los taxis para los desplazamientos.

1º. El Templo del Cielo:

Es el templo más famoso de China y uno de los más bellos. Está situado en el centro del parque de Tientan, en el sur de Pekín. Antiguamente se abría solo dos veces al año para ceremonias rituales, desde 1949 está abierto al público. El edificio principal es el Palacio de las Rogativas por las Buenas Cosechas.

2º. Mausoleo de Mao:

Es uno de los grandes edificios que rodean la gigantesca plaza de Tiananmen. Está detrás del monumento a los Héroes de la Patria. Hay que guardar rigurosa cola para visitarlo.

3º. Plaza de Tiananmen:

Conocida tambén comoa Plaza de la Paz Celestial, es el principal símbolo de la ciudad, donde han tenido lugar los principales acontecimientos y celebraciones, incluyendo algunos de triste memoria. Es capaz de albergar un millón de personas y a ella dan los museos de Historia China y de la Revolución, la Gran Sala del Pueblo y el Mausoleo de Mao.

4º. Puerta de Tiananmen:

En el extremo norte de la plaza se alza una gran tribuna de varias filas, destinada a los grandes acontecimientos y detrás la Puerta de Tiananmen, construida en 1651, con cinco pasajes de entrada y coronada por una torre de madera. Sobre la puerta central, hay un gran retrato de Mao que, en este mismo lugar proclamó el establecimiento de la República Popular de China el 1 de octubre de 1949.

5º. Templo de Los Lamas:

Conocido como el Palacio de la Paz y la Armonía, fue antiguamente la residencia de los príncipes antes de que llegaran a emperadores. Es el templo más suntuoso de la ciudad, después del Templo del Cielo.

6º. Palacio de Verano:

Fue construido por el emperador Guianlong en el siglo XVIII y ofrece una singular mezcla de estilos orientales y occidentales. Algunos monumentos resultan sorprendentes, como el Baro de Piedra o el original Camino Cubierto, realizado con madera y con vigas pintadas que representan hechos reales.

Foto vía La Caja de la Política Internacional