Saltar al contenido

Escapada por La Habana con Hemingway

Ago 16, 2012

Ernest  Hemingway, célebre escritor norteamericano, vivió en La Habana desde 1939 hasta 1960. Su fuerte personalidad ha dejado huella en muchos lugares de la ciudad relacionados con su vida o su obra: su casa, el hoteldonde residió en la capital de Cuba y, por supuesto, sus bares preferidos que forman hoy parte de un original ruta.

1º. Hotel Ambos Mundos:

Cuando Hemingway llegó a la isla se alojó en este céntrico hotel de La Habana. En una habitación,  que aún se conserva como la dejó el escritor, escribió varias de sus más conocidas novelas.

2º. La Bodeguita del Medio:

Del hote a La Bodeguita apenas hay cien metros. En el mostrador de este antiguo almacén (bodega en cubano) propiedad de un español, Hemingway dejó escrito: “Mi daikiri en El Floridita y mi mojito en La Bodeguita”. Además de probar el mojito, hay que dejar también un recuerdo escrito en las paredes o en las mesas.

3º. El Floridita:

Este era el lugar preferido por Hemingway para beber daikiris y aparece en varias de sus obras. Se hizo famoso por los combinados que preparaba el barman catalán Constaní Ribalaigua. Todavía conserva el ambiente de la década de 1950, con una magnífica barra de caoba y sus camareros con chaquetas rojas.

4º. Casa Museo de Hemingway:

La esposa de Hemingway compró la finca de La Vigía, situada en el pueblecito de San Francisco de Paula, a unos 15 kilómetros del centro de la ciudad. El museo está situado en la que fue la vivienda principal.

Junto a ésta se encuentra la casa de huéspedes, la torre de tres pisos, en la que nunca consiguió concentrarse para escribir, la piscina y el barco que utilizaba para pescar. Además, en el museo se conserva sus libros, trofeos de caza, muebles y objetos que reflejan su personalidad.

5º. Cojímar:

En este pequeño pueblo de pescadores cercano a la capital Hemingway solía anclar su yate PIllar. Además, es el escenario que inspiró su famosa obra “El viejo y el mar”. La plaza del pueblo está presidida por la estatua del escritor.

Foto vía Ketari en Nirudia