Jaisalmer, una bella ciudad de La India

Jaisalmer, en Rajasthan, al nordeste de la India, es conocida también como “la ciudad dorada”. Se encuentra en la frontera con Pakistán, aislada en una cresta de arenisca amarilla en el extremo occidental del desierto Thar y coronada por una fortaleza que contiene un palacio bellamente esculpido y varios palacios jainitas ornamentados.

Fundada en 1516 por el gobernante de Rajput, Rawal Jaisal, después de que su pueblo llegara aquí escapando de su país, la fortaleza de Jaisalmer se encuentra sobre la Colina Trikuta (de tres pico). El nombre de Jaisalmer significa “la fortaleza de la colina de Jaisal”. La mejor época para visitar esta preciosa ciudad va de septiembre a junio.

Sus enormes murallas de arenisca, con 99 robustas torretas, se elevan 300 metros sobre la ciudad y son de color marrón rojizo durante el día, pero cada noche, con la puesta del sol, adquieren un mágico color dorado de miel.

Ubicada en un importante cruce de caminos de las caravanas de camellos entre la India y la Asia Central, Persia, Arabia, Egipto y Africa, Jaisalmer alcanzó su prosperidad gracias a los impuestos que cobraba a los comerciantes, pero la aparición de las rutas marinas provocó su estancamiento y, accidentalmente, sirvió para conservar gran parte de su arquitectura.

La fortaleza propiamente dicha contiene cinco palacios conectados entre sí, incluido el Raj Mahal (palacio real) y el Badal Mahal (palacio nube), además de tres templos jainitas construidos entre los siglos XII y XV, el templo hindú Laxminath y muchas exquisitas havelis (mansiones).

El paisaje fuera de la ciudad es tan desolador como hermoso. El parque nacional del Desierto posee gran variedad de paisajes, y en él viven lobos, zorros del desierto e indios, gatos del desierto, cervicabras y gran variedad de aves, entre ellas la avutarda india, en peligro de extinción. Por último, el parque de madera fósil de Akai contiene los restos fosilizados de un bosque de 180 millones de años de antigüedad.

Foto vía Infoviajero