Saltar al contenido

Eastbourne, el sol inglés

Dic 27, 2011

Eastbourne es una ciudad situada en la costa sur de Inglaterra. Esta bella población agrícola se transformó en un elegante centro turístico gracias a la llegada del ferrocarril hasta el mar y a la iniciativa de Williman Cavendish, duque de Devenshire, que la convirtió en un modelo de urbanismo victoriano.

Hoy en día, es un meta turística muy frecuentada, sobre todo por pensionistas y por los amantes de los lugares algo decadentes. Se trata de uno de los lugares más soleados de Inglaterra.

En el paseo marítmo, conocido como The Parade, se suceden los hoteles y las pensiones. A su término se alzan dos torres construidas para resistir la invasión de la Francia napoleónica: la Redoubt Fortress (1804) al norte, es hoy un museo militar, mientras que la Wish Tower, al sur, es un pequeño museo de marionetas provenientes de todo el mundo.

Los mayores atractivos del paseo marítimo son el Pier, muelle con locales de ocio y establecimientos balnearios, que ha sido restaurado para recuperar su original apariencia victoriana, y el quiosco de música, construido en 1935.

En la parte inferior de la ciudad, el Devonshire Park forma parte de las intervenciones urbanísticas promovidas por el duque en el siglo XIX. En el número 20 de Cornfield Terrace se encuentra el Museum of Shops, en cuya cuatro plantas se reconstruyen viejas tiendas y escaparates.

En Compton Place Road se encuentra la Manor House (1776), sede de la Townr Art Gallery de arte inglés de los siglos XIX y XX y del Local History Museum. Más adelante, están las Pilgrims, casas monásticas fundads en el siglo XII y remodeladas en el XV. También hay que visitar The Tamb, taberna del siglo XVI, y la iglesia de St.Mary, de estilo románico-gótico, restaurada en 1876.

Por otro lado, un sendero junto al mar conduce en tres kilómetros a uno de los cabos más bellos de la costa de Sussex, Beachy Head,  con acantilados blancos de 173 metros de altura. No hay playa, pero el panorama  es relamente espectacular. Por último, hay que visitar la pequeña aldea de Birling Gap y los Seven Sisters Cliffs, ondulaciones calcáreas formadas hace 85 millones de años y pobladas por rebaños de ovejas; hoy constituyen un parque natural protegido que sólo se puede recorrer a pie.

Foto vía  Playas  y Costa