La Catedral de Ely, una joya inglesa

 

La Catedral de Ely  es probablemente la catedral más impresionante de toda Inglaterra. Se encuentra  en Cambridgeshire,  al sureste de Gran Bretaña. Se puede llegar en tren o en coche desde Londres, Cambrige o Norwich. Visible desde kilómetros a la redonda desde el terreno plano de pantanos que la rodea, se eleva sobre el paisaje y tiene un apodo muy apropiado, “el barco de los pantanos”.

St.Etheldreda fundón un monasterio benedicino aquí en el 673, en una isla de arcilla rodeada de ciénagas, que fue saqueada por los daneses 200 años después. El nuevo monasterio se convirtió en el centro de la resistencia de Hereward the Wake contra los normandos. En el 1081, tras la conquista, el Abad Simeón inició esta obra maestra de la arquitectura románica, la catedral que vemos hoy en día.

Al entrar en la catedral, se ve la larguísima nave con sus austeros arcos románicos y sus techos pintados victorianos en dirección a la pieza central del edificio, la inigualable torre del Faro octogonal construida por Alan de Walsingham en 1322 para reemplazar la antigua torre central que se había derrumbado. Se utilizaron los robles más altos de Inglaterra para soportar las 400 toneladas de vidrio y plomo que forman el fragmento faro, roedado de bóvedas en abanico.

La capilla Lady, construida en la misma época, también contiene un magnífico techo abovedado en abanicos y tallas, aunque gran parte de las tallas estatuas más próximas a las paredes fueron desfiguradas durante la Reforma y la Commonwealth.

Los entrantes del coro también son muy interesantes; cuando la torre se derrumbó, cayó sobre el coro, tres de los entrantes fueron reconstruidos al mismo tiempo que el octágono, y constratan con el sencillo estilo antiugo inglés del que sobrevivió. Tanto la entrada del Prior con la entrada de los Monjes contienen preciosas esculturas románicas.

Además, una vez en Cambridgeshire, uno debe visitar el pantano de Wicken y la casa de Oliver Cromwell.

Foto vía Fotolog