La Abadía de Westminster, un icono de Londres

La Abadía de Westminster es uno de los sitios más sagrados y simbólicos de Inglaterra y, como no, un icono de Londres. Todos los reyes han sido coronados en esta abadía desde Guillermo el Conquistador en 1066,  salvo Eduardo V y Eduardo VIII; y la mayoría de ellos, desde Enrique III (fallecido en 1760), también están enterrados aquí.

Además de ser el pozo de donde toma su inspiración la Iglesia Anglicana,  es el lugar en el que toda la nación británica recuerda a sus ídolos políticos y artísticos. Aunque luce una variada mezcla de estilos, se la considera el mejor ejemplo del gótico inglés temprano.

La iglesia original fue erigida  por el rey y santo Eduardo el Confesor en el siglo XI. Enrique III (1216-1272) inició los trabajos del nuevo edificio, pero no los finalizó; la nave gótica se acabó en 1338. La grandiosa capilla de Enrique VII se añadió en 1519.

El interior de la abadía es un batiburrillo de pequeñas capillas, magníficas  tumbas reales y monumentos de distintas personalidades de todos los siglos. Suele estar muy lleno pues es un lugar imprescindible para cualquier turista que viaja a la capital de Inglaterra, Londres.

Al pasar la barrera de las puerta del norte, se contempla el pasillo de los estadistas, donde se recuerda a políticos y eminentes figuras de la vida pública, la mayoría mediante enormes estatuas de mármol. En el extremo de la abadía, está  la silla de la Coronación, en la que se asegura han sido coronados todos los reyes desde el siglo XIII.

Subiendo las escaleras enfrente y hacia la izquierda está la capilla de la Reina Isabel, donde Isabel I y su hermanastra María Tudor comparten una tumba. La capilla de Enrique VII se halla en el extremo este de la abadía y destaca como  un magnífico ejemplo del Gótico tardío.

Más alla se abre la capilla de la Royal Air Force,  en la que una vidriera recuerda su hazaña bélica más sobresaliente: la batalla de Inglaterra. También hay que contemplar la capilla de San Eduardo el Confesor, el lugar más sagrado de la abadía ; el rincón de los poetas, donde están enterrados o son recordados muchos escritores ingleses; la Linterna, donde tienen lugar las coronaciones; la Tumba del Soldado Desconocido; el Handel Memorial; el Churchill Memorial; el Abbey Museum; el claustro; y la sala capitular.

Si viajas a Londres no te puedes ir sin visitar la Abadía de Westminster, se encuentra en pleno centro de la ciudad y muy cerca de otros lugares de interés turístico. Si tienes la posibilidad de reservar tu hotel o apartamento cerca te facilitará las visitas ahorrandote el tener que coger transporte público. Para la reserva de apartamento te recomendamos visitar Oh-London, un portal que cuenta con más de 200 apartamentos de Londres. Y también dispone de hoteles, por si fuera de tu interés.

Foto vía: EturismoViajes.com