Armagh, una preciosidad de Irlanda del Norte

A la salida de Belfast, capital de Irlanda del Norte, os sorprenderéis al ver Armagh, capital del condado del mismo nombre y capital espiritual de Irlanda (pues alberga los dos arzobispados, católico y protestante), con un ritmo pausado, con las mejillas rosadas, el aspecto casi jovial … Una delicia que debemos visitar.

Armagh ha conservado completamente su trazado medieval. Las calles giran alrededor de la catedral anglicana, alineando antiguas casas con carácter, recientemente reformadas. La mayor parte de los edificios han sido erigidos según los planos de dos arquitectos de la tierra, Thomas Cooley y Francis Johnston.

Al pie de la colina se alza el Mall, amplia superficie de hierba mullida rodeada de árboles y de nobles residencias georgianas, antiguo hipódromo y el campo de críquet preferido de los lugareños.

Luego, se puede visitar el Museo del Condado de Armagh que está ubicado en el Mall. Es un pequeño museo de arte y historia muy interesante. Destacan los retratos de James E.Sleator y notables dibujos de Cornelius Varley. Asimismo, dispone de  obras de George Russell, completas secciones arqueológica, etnográfica, geológica y ornitológica. Por último,  alberga recuerdos historicos relativos ala Yeomanry, la orden de Orange y los United Irishmen.

A renglón seguido, se puede acudir a  la Catedral de Saint Patrick,   la primera iglesia de piedra edificada por Saint Patrick en Irlanda. En el lugar donde está  la catedral fue enterrado Brian Boru, primer unificador de Irlanda, vencedor contra los escandinavos en la batalla de Clontarf en 1014 y asesinado al final del combate. Además, destacan su bello coro y sus bóveda de cruceros con ojivas de madera.

Otro punto de interés  de Armagh es Saint Patrick’s Trián. Durante la Edad media, el establecimiento monástico de Armagh estaba dividido en tres triáns (tercios). En este lugar, se pueden ver  ritos neolíticos, el testamento de Saint Patrick, recuerdos de incursiones vikingas, obras del siglo XVIII y muchos objetos de la biografía de la ciudad.

Finalmente, a dos kilómetros de Armagh se halla el Fuerte de Navan, restos de la fortaleza de los reys de Ulster, derruida en el año 332 después de Cristo. Cuenta con un interés más histórico que visual toda vez que  lo que queda se reduce a los cimientos.

Foto vía Virtual Visit