Japón, el país del Sol naciente

Japón  se encuentra al este de Asia. Está ubicado en el océano Pacífico y el mar del Japón, al este de China, Rusia y la península de Corea. El país del sol naciente está compuesto por cuatro islas principales (97% de la superficie nipona) y  por 6.848 islas menores adyacentes.

En Japón, uno puede disfrutar con sus paisajes, sus volcanes, sus montañas, sus bahías, sus parques, sus santuarios budistas y sintoístas, su cultura, su gastronomía y sus monumentos. Además de conocer ciudades como Tokio, Kioto, Osaka, Kobe, Hiroshima, Himeji, Nikko o Nara. 

Tras permanecer largo tiempo olvidado por el turismo europeo, Japón está ganando adeptos. En su contra, se posicionan dos puntos: la distancia y el alto coste económico de la vida turística. Pero visitar Japón supondrá una experiencia jamás vivida.

Paisajes: 

El carácter volcánico de Japón ha engendrado una cumbre legendaria, el Fujiyama. Hoy en día apagado, sigue siendo el símbolo nacional y un lugar de peregrinación. Destaca la perfección de  su cono (3.776 metros). También sobresalen el monte Aso, el monte Asama, los Alpes japoneses y las cumbres de Hokkaido.

Además, el país nipón posee hermosos parajes naturales como la bahía de Matsushima, los balnearios de Beppu, el Parque Nacional de Yoshino-Kumano  y el florecimiento de los cerezos durante la primera quincena de abril.

Ciudades y monumentos:

Tokio constituye un buen resumen de la historia del país gracias al Palacio Imperia (muy cerca de Ginda, el barrio de los comercios y la vida nocturna), el santuario Meiji y el templo budista de Asakusa. La ciudad destaca por los constrates que ofrecen, en el centro, los barrios modernos (Century Tower) y las casitas con jardín, intactas desde hace tiempo. Asimismo, hay que visitar el Museo Nacional de Tokio, arte tradicional japonés.

Kioto parece una ciudad-museo con cerca de 1.500 templos budistas, el más célebre de los cuales es el Pabellón de oro, y 400 santuarios sintoístas. Osaka sobresale por sus santuarios, su castillo feudal y sus museos.

Una experiencia interesante será alojarse en uno de los templos-albergues de Koyasan, en el monte Koya. Y una experiencia dolorosa será visitar el Parque de la Paz y el Museo de la Bomba Atómica en Hiroshima. Por último, hay que completar el viaje en Kobe, Himeji, Ise, Nara, Nikko y en la isla de Myajima.

Foto vía Aulua.com

Comments are closed.