Saltar al contenido

Spitzkoppe, una maravilla natural de Namibia

Dic 8, 2011

El Spitzkoppe, también conocido como “Cervino de Namibia” está situado entre Usakos y Swakopmund, en la reserva natural de Spitskop. Estas montañas de granito de más de cien millones de años de antigüedad son uno de los lugares más fotografiados y conocidos de Namibia, particularmente durante sus espectaculares salidas y puestas de sol, cuando el granito gris y marrón adquiere fascinantes tonalidades azafrán y ocre.

Además de para fotografiar la zona y disfrutar de una lugar único en el mundo, el turista disfrutará en Spitzkoppe de la escalada, la acampada y el senderismo. Toda una joya natural, paradigma de la belleza y la magia de Africa.

Con sus majestuosos 1.829  metros desde la base del valle, el macizo de granito puede verse a menudo salpicado de expertos escaladores de todas las nacionalidades. Aunque no es el pico más alto del país, se considera el más famoso. Coronado por primera vez en 1946, el Spitzkoppe es una montaña complicada de escalar, a pesar de las primeras apariencias.  Por ejemplo, el equipo de Desafío Extremo, dirigido por Jesús Calleja, la escaló.

El Spitzkoppe, o Spistkop, que forma parte de los montes Erongo, surgió tras el colapso de un volcán gigante, creando interesantes y extrañas formaciones rocosas. Si lo exploras atentamente, podrás encontrar pinturas rupestres de los bosquimanos, en especial en la zona conocida como “paraíso bosquimano”, bajo un gran saliente rocoso de marquesina. Junto al Spitzkoppe, está su primo pequeño, el “pequeño Spitzkoppe”, de 1.584 metros de altura, y cerca de ellos están los montes Pontok.

Por la reserva trotan gacelas saltarinas, órices del cabo, antílopes eland, cebras de Burchell y algún camello. También se encuentran en la zona curiosos árboles de mantequilla y sorprendentes eupohorbias venenosas, que producen un jugo blanco extremadamente peligroso empleado por los bosquimanos para envenenar las flechas.

Foto vía FlickRiver