Saltar al contenido

Wengen, un bello rincón suizo

Nov 26, 2012

Wengen es un bonito puebloperteneciente al cantón de Berna (Suiza). Se ubica a 1.274 metros sobre el nivel del mar, al pie de los imponentes picos de Eiger, Mönch y Jungfrau, y a 400 metros de altura sobre el Valle de Lauterbrunnen. Se trata de un paraje espectacular de amplia belleza natural.

Totalmente libre de coches, este idílico pueblo de la Bernese Oberland, en el oeste de Suiza, forma parte de la región de Jungfrau, lugar declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2001.

Los turistas llegaron por primera vez a Wengen durante el siglo XIX en tren. La primera casa de huéspedes surgió hacia 1890 y el pueblo se hizo tan popular tras el desarrollo de la vía férrea de montaña Wengernalp que en los  siguientes veinte años  se construyeron 30 hoteles más.

Esta etapa de prosperidad continuó, si bien fue interrumpida por la guerra, animando a la construcción de más infraesctrucuturas para transporte, como funiculares telesillas y más vías férreas. Antiguo pueblo agrícola de ensueño, Wengen se ha transformado en un pueblo turístico repleto de casas de campo que ha sabido mantener su personalidad y sus pintorescos encantos, entre ellos su iglesia bellamente reformada.

En Wengen, se celebra cada mes de septiembre el maratón más complicado del mundo, la maratón internacional Jungfrau. Asimismo, uno puede relajarse, caminar y escalar montañas.

Wengen está situado en el núcleo de esquí de Kleine Scheidgg-Männlichen con sus célebres pistas Lauberthon y Eigergletscher, aunque Wengen no es sólo un destino de verano, sino que es uno de los pueblos suizos más atractivos y populares para los deportes de invierno. Los descensos más emocionantes del circuito del Campeonato del Mundo de esquí se celebran cada enero en el descenso de Lauberbhorn.

Tanto si eres esquiador o excursionista, como si simplemente disfrutas contemplando el paisaje y respirando el aire puro de la montaña, Wengen es un lugar ideal para visitar en cualquier momento de año.

Foto vía Nocturnar