Saltar al contenido

El Parque Nacional del Serengueti, en Tanzania

Ene 12, 2012

El Parque Nacional de Serengueti, declarado refugio de vida salvaje en 1951, ocupa una gran extensión de terreno en el norte de Tanzania (África). Serengueti significa “llanuras interminables” en idioma masai. Resulta una descripción muy apropiada toda vez que el parque, el más grande de toda Tanzania, está situado en una alta meseta con elevaciones que van de los 914 a los 1829 metros de altura.

Es el único parque de Tanzana en el que puedes hacer una visita en globo sobre las llanuras. Si no lo haces, te arrepentirás toda la vida. Además, este precioso parque africano es conocido por la migración anual de ñus y cebras. Todo un espectáculo.

De aproximadamente del mismo tamaño que Irlanda del Norte, y considerado el último gran santuario de vida salvaje, el parque abarca 14.763 kilómetros cuadrados de llanuras cubiertas de hierba de la sabana. Es el hogar de más de treinta y cinco tipos de mamíferos como leones, guepardos, leopardos, elefantes, jirafas, hienas, hipopótamos, búfalos, rinocerontes, babuinos y antílopes, además de 500 especies de aves.

El Serengueti también alberga a muchos animales de las llanuras que no se encuentran en ninguna otra parte del mundo. Su escasa vegetación ofrece algunas de las mejores vistas de animales salvajes de Africa y atrae masas de visitantes de todo los lugares del mundo. Quien visita este parque tanzano no lo olvidará jamás. Se trata de una experiencia única e inolvidable.

La migración anual de 800 kilómetros de los ñus y las cebras, en busca de allimento en la estación seca, alrededor del mes de mayo, es uno de los mayores atractivos del parque. La impresionante visión de una horada de entre uno y dos millones de animales, galopando ruidosamente  por las llanuras en un caos organizado dirigiendose al corredor occidental, es un espectáculo que nadie debe perderse. La peregrinación de vuelta suele tener luagr sobre el mes de diciembre, dependiendo de las condiciones climáticas.

Foto vía El vigía del mundo