Görlitz, un precioso rincón alemán

Görlitz es la principal ciudad de la Alta Lusacia (Alemania) y está cortada en dos por el río Neisse, frontera natural con Polonia. La parte de la ciudad que se encuentra en la orilla derecha es ya polaca y recibe el nombre de Zgorzelec.

Comenzamos la visita en el Obermarkt. La plaza alta está dominada por la esbelta torre de la Dreifalgetigkeits Kirche, antigua iglesia franciscana de cuyos orígenes góticos da testimonio la sillería flamígera del coro.

Entre los palacios barrocos del lado norte de esta plaza destaca la Napoleonhaus, un notable edificio barroco del año 1717 con estucos en la fachada. Al oeste se alza la Reichenbacher Torturm, puerta y torres de ladrillo, del siglo XV, que formaba parte del sisema defensivo de la ciudad.

La Untermarkt,  la plaza baja, que se abre junto a la Obermarkt, tiene en su punto centra el Rathaus, uno de los ayuntamientos más bellos de Alemania, rodeado de numerosos edificios renacentistas. En la fachada se alza la torre con dos relojes de 1584 y, al lado, una magnífica escalera exterior de 1538, con un estructura a modo de candelabro que sustenta la estatua de la Justicia, las enseñas del rey de Hungría Matías Corvino, de 1488, y el balcón de los pregones.

En el resto de la Untermarkt, hay que contemplar la Neptunsbrunnen, una fuente de 1756; los Lange Lauben, una fila de casas burguesas con bodegas en la planta baja; la Alte Waage (Antigua Pesa); y la Alte Börse.

Luego, debemos visitar la Peterskirche. Esta gran iglesia gótica domina con su mole y sus dos torres el panorama de Görlitz. Los edificios que se ven en la otra orilla del río desde el lado derecho de la iglesia ya pertenecen a Polonia.

Por último, hay que pasear por la Neisstrasse. Es la calle por la que tenían que subir los comerciantes con sus carros para llegar a la Untermarkt. La flanquean edificios de época, entre los cuales, es particularmente interesante, la Bibilisches Haus. Al lado, se alza la Durchhaus, sede del Kulturhistorisches Museum.