Un paseo por la nueva Habana

La Habana ha crecido siguiendo grandes avenidas que se extienden hacia el oeste. El Malecón, El Vedado y Miramar forman parte ya de un recorrido turístico muy típico de la capital de Cuba.

1º. El Malecón:

Si hay algún lugar habanero por excelencia es el Malecón, una gran avenida costera de siete kilómetros, abierta hacia el mar, que conduce desde el Castillo de la Punta hasta la desembocadura del río Almendares.

Por el Malecón se pasean perezosamente los habaneros, y en su rompeolas se sientan los enamorados y los pescadores. A él se asoman las bellas casas pintadas de vivos colores hoy muy deterioradas, y muchos de los monumentos y grandes hoteles de La Habana.

2º. El Vedado:

Al sur del Malecón se extiende el barrio de El Vedado, centro económico de La Habana. A principios del siglo XX comenzó a ser urbanizado, con un trazado ortogonal que permite orientarse fácilmente. El edificio más espectular de la zona es el Hotel Nacional que abrió en 1930 y forma parte de la historia de la ciudad.

3º. Miramar:

El Malecón se prolonga hacia el oeste por la elegante quinta avenida, eje del barrio residencial de Miramar. Las elegantes mansiones burguesas se han convertido en tiendas, restaurantes y sedes diplomáticas.

4º. La Rampa:

El comienzo de la calle 23 es conocido como La Rampa. Es el centro neurálgico de la ciudad, en el que se suceden las tiendas, cines, restaurantes, hoteles y centros oficiales. Aquí se sitúan también dos de los puntos de cita de los habaneros: el hotel Habana Libre y la famosa heladería Coppelia.

5º. Plaza de la Constitución:

En esta gran plaza caben más de un millón de personas. Es famosa por los largos discursos de Fidel Castro a la población cubana. Está presidida por el monumento a José Martí y el gran obelisco de 142 metros. Allí están el Teatro Nacional y los ministerios de las Fuerzas Armadas y del Interior en cuya fachada hay un enorme retrato del Che Guevara.

Foto vía Sobre Cuba