Saltar al contenido

Las cataratas de Tad Lo

Ene 14, 2012

Las catarats de Tad Lo no son particularmente altas, de hecho sólo tienen unos 10 metros de altura, pero son amplias y extenas, y están bellamente ubicadas en las colindas frondosas del extremo nordeste de la meseta Bolaven, al sur de Laos. Se llegan a ellas por carretera desde Pakxe.

Muy por encima del valle del río Mekong, la meseta es fresca y fértil, y aquí las tribus de agricultores laven, atak y taku cultivan un café de gran calidad que alcanza elevados precios en los mercados mundiales. Los ríos salen en todas las direcciones, y Tad Lao  es uno de los más accesibles y hermosos.

Una característica impactante de las cascadas bajas son los enormes riscos de granito, perfectos para acomodarse en ellos y disfrutar del sol, permitiendo saltar hasta las frescas aguas cristalinas del río para nadar, o regresar a la orilla fácilmente y de forma segura.

De todas formas, se debe estar fuera del agua a las 20.00 horas en la estación cálida toda vez que es la hora en la que se abren las compuertas de una presa y un enorme torrente de agua cae rugiendo con fuerza.

Cerca de aquí hay varios lugares para alojarse, pero el hotel Tad Lo tiene varias habitaciones encantadoreas con vistas a las cataratas. Si no quieres explorar y subir a las cataratas a pie, recomiendo que hagas la excursión a lomos de un elefante. Esta singular travesía dura un par de horas y el elefente puede transportar a dos personas sentadas en un asiento de madera bien sujeto. Encima, se pasará por dos curiosos pueblos tribales en la selva, en los que las casas están construidas sobre pilotes y el ganado se guarda bajo ellas.

Uno quedará maravillado por la manera en que el elefante negocia las riberas empinadas del río y avanza delicadamente por el agua evitando piedras invisibles. Y todo ello para llegar a las cataratas de Tad Lo y poder disfrutar como nunca de la naturaleza. Una experiencia maravillosa, única e inolvidable; por supuesto, sería un pecado no llevar una cámara de fotos en esta excursión.

Foto vía Globe Spots